Gripe A: aunque se advierten menos consultas, el virus está en la comunidad

Los referentes del sistema sanitario local coinciden en señalar que en esta etapa de la pandemia, la higiene personal, el autoaislamiento y el distanciamiento social resultan cruciales para luchar contra la enfermedad que obliga a mantener el nivel de alerta por la complejidad de su comportamiento y la gravedad de sus consecuencias.

La baja en el número de consultas por patologías respiratorias y cuadros de influenza, tanto en el sector público como privado de la salud, al tiempo que tranquiliza al sistema sanitario, relaja en la comunidad los mecanismos de autodefensa que días atrás se pusieron en marcha para evitar el contagio de gripe A. Este es un dato de la realidad peligroso porque, aunque siguiendo la curva que caracteriza a las enfermedades de tipo influenza, el virus H1N1 sigue presente en la comunidad transformándose en una amenaza cierta, sobre todo para la población que conforma los grupos de riesgo, y a pesar de que por estas horas parece atacar en menor medida que semanas atrás.

Los especialistas consultados por LA OPINION coinciden en la necesidad de "no bajar la guardia frente a una enfermedad que sigue entre nosotros".

Como si lo peor hubiera pasado, en muchos casos con consecuencias que se presumen fatales a la luz del fallecimiento de los pacientes que estaban en estado crítico con sospechas de padecer la enfermedad, pero sin la certeza de que otro pico pueda ocurrir en los próximos días, los referentes del sistema sanitario consideran que "aún tenemos por delante por lo menos 45 días en los que debemos mantener el máximo grado de alerta para no relajar los cuidados y permanecer atentos a la detección precoz de los casos que puedan aparecer".

Menos consultas

Evaluando el cuadro de situación en el plano local, en declaraciones públicas formuladas durante los últimos días, las autoridades sanitarias confirmaron que se mantiene la tendencia a la baja en las consultas por patologías respiratorias. "Las consultas han bajado un 80 ó 90 por ciento, tanto en el sector público como privado", confirmó Lapetina, quien señaló que además "han disminuido los casos y se advierte una menor gravedad de los cuadros". Por ejemplo, no ha habido ingresos nuevos en respirador.

Respondiendo a las razones que motivan el comportamiento dispar de la enfermedad, la doctora Adriana Torriggino planteó que no se sabe por qué se da así y aclaró que "a nivel mundial se están investigando las muertes".

"Los mexicanos y los estadounidenses vienen analizando que la obesidad es un factor de riesgo muy importante para gripe A, pero ellos tienen la confirmación de los casos que han estudiado; nosotros no podemos todavía presentar un informe en relación con Pergamino porque no tenemos la confirmación o negativa de los casos fallecidos. Por lo que está publicado al 10 de julio en el reporte semanal de morbimortalidad de Estados Unidos el análisis que se realiza es que los pacientes con factores de riesgo como la obesidad, la diabetes, el embarazo, y otras comorbilidades como enfermedades crónicas son los que han tenido peor resultado".

En el plano local, esta evaluación se va a poder realizar, estudiar y profundizar cuando estén los resultados del Malbrán respecto de los pacientes fallecidos, según indicó la funcionaria que aprovechó para remarcar que "desde la Región Sanitaria IV se ha remitido una comunicación al Instituto para requerir el envío de resultados sobre esas pruebas de diagnóstico".

En orden a los indicadores que estudia la comunidad científica respecto de la enfermedad y su comportamiento en cada una de las personas afectadas, la doctora Torriggino comentó que una de las cosas que se ve es una destrucción muscular generalizada que provoca insuficiencia renal aguda, siendo esa una de las complicaciones asociadas a la patología respiratoria y señaló que como complicación se observa también la sobreinfección bacteriana, que determina la insuficiencia respiratoria y motiva que el paciente termine en respirador.

"En general esas son las dos complicaciones más severas, junto a los trastornos de coagulación por la presencia de trombos en algunas arterias", comentó la directora de Epidemiología, aunque aclaró que "esto está todo en estudio, no podemos prever, sólo tenemos aproximaciones y para poder estudiar acabadamente las muertes locales, deberemos contar con la confirmación o negativa de diagnóstico".

Cuidarse

Atendiendo a que la información respecto de un descenso en el número de consultas puede operar como disparador en la sociedad para relajar las medidas de cuidado, los funcionarios coincidieron en señalar que "no es momento de bajar la guardia".

"La gente debe continuar con las medidas de autocuidado", consideró Adriana Torriggino y advirtió que "no podemos prever ni descartar que pueda producirse un rebrote".

En el mismo sentido y con una apelación directa a la ciudadanía, Carlos Lapetina comparó la lucha contra la influenza H1N1 como una guerra y planteó que "para dar batalla nuestra estrategia debe sustentarse en tres pilares: el autoaislamiento, el distanciamiento social y las medias higiénicas".

"Esas son las tres armas con las que contamos para seguir en la lucha y no hay que bajar los brazos", insistió el funcionario, al tiempo que recordó que si bien se espera que los casos disminuyan con la llegada del calor, hay que tener en cuenta que en España e Inglaterra hay casos de gripe A con fallecimientos en pleno verano.

"El virus se va a quedar hasta la próxima mutación, no sabemos cuánto tiempo, pero lo que sí sé es que no podemos bajar los brazos, debemos cuidarnos y si logramos hacerlo con estrategias muy simples, ya tenemos ganado el cielo", finalizó en un pedido expreso a la comunidad para que no descuide las medidas de prevención que resultan cruciales.

Una breve cronología de la epidemia de influenza H1N1

La gripe H1N1 ha sido el tema sanitario que ocupó el primer lugar de la escena pública durante los últimos meses. Una cronología de la enfermedad permite entender el proceso de una enfermedad que sorprendió al mundo por su alto grado de transmisibilidad y que puso en jaque a los sistemas sanitarios del mundo obligando a cada uno a preservarse de un mal del que se tenía poco conocimiento.

24 de abril: la Organización Mundial de la Salud alerta sobre la existencia de varios centenares de casos humanos sospechosos de gripe porcina en México y Estados Unidos, incluyendo unos 60 que resultaron mortales.

24 de abril: en nuestro país aparece el Alerta Nº 3 de la Dirección de Epidemiología del Ministerio de Salud de la Nación sobre el aumento estacional de infecciones respiratorias, entre ellas la Enfermedad Tipo Influenza (ETI)

27 de abril: la Organización Mundial de la Salud pasa de fase 3 a 4.

29 de abril: la Organización Mundial de la Salud declara la fase 5 de la pandemia y se conforma la Sala de Situación de Contingencia de Influenza Porcina. El Ministerio de Salud prepara sus intervenciones, considerando que la demanda de atención entre las semanas epidemiológicas 17 y 35 llegarían a septuplicarse.

8 de mayo: se confirma el primer caso de gripe A en Argentina y el alerta sanitario se extiende hacia el interior del país. En Pergamino, el 26 de abril se atiende el primer caso sospechoso de gripe A. Se trató de una persona joven, de sexo masculino, que había arribado de México con síntoma de gripe. El estudio realizado en el Malbrán fue negativo para gripe A.

30 de abril: la Secretaría de Salud y Acción Social organiza un comité de emergencia.

17 de junio: la OMS eleva el nivel de alerta de pandemia de fase 5 a 6.

19 de junio: el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires emite nuevas normativas y califica al interior de la provincia como territorio sin transmisión extensa de gripe A. Se definen normas de atención. Hasta ese momento no se habían producido nuevos casos sospechosos de gripe A en Pergamino.

La Dirección de Epidemiología realiza un seguimiento de las patologías respiratorias estacionales y monitorea las mismas a través de un instrumento llamado corredor epidemiológico. Un seguimiento similar se realiza para las neumonías y bronquiolitis.

19 de junio: se denuncia el primer caso con nexo epidemiológico de una persona que había viajado a México y experimentaba síntomas de la enfermedad. Las directivas del Ministerio de Salud facultaron a los municipios a tomar decisiones según la realidad epidemiológica regional.

29 de junio: se decidió solicitar el cierre preventivo de establecimientos educativos, lugares de concentración de gente y se recomendó a la población poner en marcha estrategias de autocuidado y distanciamiento social.

6 de julio: se reunió nuevamente el comité de crisis y se solicitó al Departamento Ejecutivo ampliar siete días más el alcance de la ordenanza para considerar dos períodos de incubación para el virus de la gripe.

13 de julio: ante una nueva reunión y considerando el descenso de las consultas en todos los niveles el comité de crisis definió limitar las medidas de contención social, recomendando a la población mantener el estado de distanciamiento social y las medidas de higiene personal.

Comentá la nota