Grietas en el Molas

El Gobierno provincial viene trabajando para dotar de más seguridad al Hospital Lucio Molas. Quedó claro que también deberá prestar especial atención en ese sentido a la cuestión edilicia.
Aunque la ministra de Bienestar Social, Cristina Regazzoli, salió a plantear que al Hospital Lucio Molas "debemos cuidarlo entre todos", y se refirió a distintos aspectos que tienen que ver con la seguridad, no pareció tener en cuenta en sus expresiones a las condiciones edilicias del establecimiento.

¿Por qué señalamos esto?

Porque si bien puede ser cierto -como plantea la funcionaria- que cada quince días se reúne por el tema seguridad un comité que conforman los gremios que representan a los trabajadores del Molas, la Asociación de Profesionales, gente de Obras Públicas y otros sectores, las respuestas llegan muy demoradas.

Y fundamentalmente porque, como resulta obvio, la seguridad no debe reducirse a que no se produzcan incidentes, como ha sucedido, ni robos ni situaciones de descontrol como la que todos sabemos ocurren en el Hospital.

Personas que estaban asistiéndose en el lugar hace apenas unas pocas semanas contaron que sintieron una importante explosión que sacudió un sector del edificio. Fácil es darse cuenta del estado de conmoción que el suceso provocó en quienes estaban allí. ¿Qué había sucedido?

Médicos, enfermeras y pacientes no pudieron dejar de sorprenderse cuando miraron hacia arriba y comprobaron que aparecieron grandes rajaduras en las habitaciones 8, 9, 10 y 11 del sector Tocoginecología, en la planta alta del Lucio Molas. La construcción más nueva directamente se separó de la construcción del edificio viejo.

Grandes grietas.

Una visita de LA ARENA en la mañana de ayer permitió ver el estado en que quedaron aquellas habitaciones y las visibles fisuras que se produjeron en las paredes.

Después del incidente llegaron al lugar inspectores de Recursos Físicos del mismo hospital, y también personal de Obras Públicas de la provincia. Vieron, observaron lo sucedido y colocaron una cinta en una de las paredes para "comprobar" más tarde si la rajadura se profundizaba. Ayer, después de varios días, la cinta permanecía en la pared, pero todavía nadie habría realizado un informe completo y, mucho menos, aportó la solución para una situación que en principio no tranquiliza a nadie.

Cabe señalar que en la habitación nº 9 sigue funcionando el consultorio de guardia de Neonatología, con el consiguiente riesgo para padres, recién nacidos y personal hospitalario. Por otra parte el servicio de Tocoginecología quedó reducido a un 70% de su capacidad, debiéndose derivar pacientes a otros lugares por falta de camas.

Lentitud.

La propia ministra Regazzoli había admitido en declaraciones que reprodujo el Boletín Oficial de Casa de Gobierno que en la administración pública "los trámites son lentos, fundamentalmente en lo que respecta a las licitaciones públicas" y puso algunos ejemplos de las demoras que se ocasionan por la tramitación en sí mismo de los proyectos en carpeta.

No obstante Regazzoli no se refirió a aquella situación edilicia, y sí habló de lo que se hace desde el Gobierno en otros aspectos de la seguridad del Molas.

En este sentido indicó que "se lograron avances" e informó que el gobernador Jorge ya firmó el decreto para la convocatoria a las fuerzas policiales -retirados- , y dijo que la Jefatura está realizando la selección de los miembros" Se reforzará la seguridad del hospital con autoconvocados, más los que ya cuenta el hospital y a todo ello se suman agentes de la Ley 2343, que serán capacitados para la tarea", explicó.

Destacó que el hospital "es de todos y nadie está libre de que en algún momento tenga que llegar por alguna situación al establecimiento. Es necesario tener un sentido de pertenencia y esto es lo que estoy pidiéndoles a los empleados y profesionales del Lucio Molas, para que funcione de acuerdo al cariño y a la responsabilidad que todos pongan en su función diaria". Y amplió: "Nosotros desde nuestro lugar estamos haciendo políticas de seguridad, de atención y de estar en contacto directo con el enfermo y con el grupo familiar del paciente".

Expresó finalmente que no quería "militarizar los establecimientos asistenciales, porque deben ser un lugar de libre acceso para todo el que los necesite. Debemos tener medidas de seguridad interna y de vigilancia. Eso es lo correcto", completó.

Comentá la nota