Griesa abre una puerta que Cristina no quiere cruzar

Por Walter Brown

La Argentina podría amanecer la semana próxima con la novedad de que la cuenta que el Banco Central posee en la neoyorquina sede de la Reserva Federal recupere su operatividad

Pero también podría encontrarse, rápidamente, con un nuevo embargo de las reservas. La presidenta Cristina Kirchner tiene hoy en sus manos la posibilidad de hallar una salida al laberinto judicial en el que el país quedó sumergido, como consecuencia del decreto de necesidad y urgencia con el que el Gobierno pretendió hacer uso de las reservas del BCRA.

El juez federal de Nueva York, Thomas Griesa, abrió una instancia de negociación para que los letrados del Banco Central convenzan a los fondos buitre de que la entidad mantiene su independencia y autonomía respecto de las decisiones del Estado argentino. Pero cualquier éxito que se obtenga en esta etapa judicial será transitorio si la Presidenta no encuentra otro camino para abastecer de dólares a su Fondo del Bicentenario.

Solo el congelamiento actual del DNU, que hoy intenta destrabar el Gobierno en la Justicia local, sirve de sostén para que el argumento del Central tenga éxito en Nueva York. Pero si la apelación de la Casa Rosada prospera en Tribunales y la Presidenta avanza con su decreto, será muy difícil detener futuros intentos de embargo.

Comentá la nota