Gremios se separan ya de Moyano para discutir aumentos

Gremios se separan ya de Moyano para discutir aumentos
• La UOM y la bancaria reclaman alzas de hasta un 28%.

• No esperan a que el camionero negocie con Kirchner

El Gobierno deberá enfrentar rápidamente en 2010 uno de los principales desafíos del año: la discusión de los aumentos salariales. Y a diferencia de los períodos anteriores, donde las paritarias dependían de una negociación directa entre el Gobierno y Hugo Moyano y cuyo resultado era seguido por el resto de los sectores, en 2010 varios de los principales sindicatos nacionales (incluyendo algunos aliados del camionero), ya anunciaron que no se regirán por el porcentaje que cierre el titular de la CGT y los Kirchner.

Ya hay dos gremios que en los próximos días, y sin esperar los primeros encuentros entre el Gobierno y Moyano, comenzarán a discutir las paritarias 2010, con sus propios criterios de aumentos salariales. Son la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) de Antonio Caló y la Asociación Bancaria, de Juan José Zanola, que por razones obvias (está procesado y detenido por el caso de la mafia de los medicamentos) no podrá concentrarse este año en las negociaciones salariales. En los dos casos se manejan demandas de incrementos en los sueldos que tendrían como piso el 20%, con reclamos que llegan hasta el 28%. Para Caló, «según lo que hemos hablado con los empresarios, la actividad va en aumento. Ya lo dijo Paolo Rocca, de Techint, que va a producir más toneladas de acero. Va a subir la metalmecánica y también el sector de autopartes. La madre de nuestra actividad es la fundición de chapa, si eso sube significa que abajo está subiendo todo».

Caló explicó que para el sindicato «ése es un indicador clave», debido a que en plena crisis «Techint no fundía y para abajo no había nada de trabajo».

Durante la crisis, perdimos de 6.000 a 7.000 puestos de trabajo y llegamos a tener 40 mil subsidios REPRO», el Programa de Recuperación Productiva del Ministerio de Trabajo de Carlos Tomada a través del cual se entregaron 600 pesos por cada operario de empresas declarada en crisis, dijo el gremialista. Para Caló, el 15% de pauta salarial al que se refieren algunos empresarios «será el mínimo, un piso para empezar a discutir».

En el caso de La Bancaria, el reclamo original del gremio planteado a comienzos de diciembre llegaba al 28%. Las discusiones luego fueron anestesiadas hasta fines de enero, ya que el gremio acordó con los representantes de todo el sistema financiero argentino (incluyendo bancos públicos y privados), un pago de 1.600 pesos que se comenzarían a liquidar en los próximos días y que serán tomados como un monto no remunerativo, pero a tener en cuenta como parte del aumento salarial a discutir.

Tanto en el caso de la UOM como en La Bancaria, el argumento para presionar por incrementos salariales superiores al 20%, es que se trata de sectores (los metalúrgicos, siderúrgicos y los bancos), que habrían tenido un 2009, siempre según los datos propios de los gremios, mucho mejor al esperado y anticipado originalmente ante la crisis económica internacional. Aseguran ambos gremios, que con los balances de empresas como Techint, Aluar, Siderca, Banco Patagonia, Banco Macro, Banco Francés, Banco Hipotecario o Banco Galicia (todos cotizan en Bolsa), se demostraría que los resultados financieros generales del año pasado fueron mejores a los esperados, y que llegó entonces el momento de discutir aumentos salariales sólidos y acordes con la redistribución del ingreso. Como además para estos gremios, y para todo el sindicalismo argentino empezando por el propio Hugo Moyano, la inflación del año pasado tuvo un piso del 15%, el reclamo no puede bajar de 20%.

La misma línea sostendrían desde febrero y marzo sectores como los telefónicos, plásticos, automotores, gastronómicos, autopartistas y el comercio, entre otros. En todos los casos, se negociará sobre pautas sectoriales independientes al acuerdo general que el Gobierno y Moyano anuncien en algún momento del primer bimestre del año. El propio camionero auguró que su gremio cerrará sus paritarias bien comenzado el año, posiblemente cerca de junio, cuando realmente marca el cronograma habitual del gremio de transportistas.

El año 2010 también traerá un capítulo fundamental para el Gobierno en cuanto a la discusión salarial. Por primera vez el Ejecutivo, como administrador responsable, se sentará ante los siete gremios que agrupan a los trabajadores de Aerolíneas Argentinas, para discutir incrementos salariales. Se recuerda que las paritarias de este rubro eran fuente inagotable de conflictos laborales en la aerolínea de bandera, generando innumerables paros de todo tipo, color y duración en Ezeiza y Aeroparque. 2010 será el primer año donde los siete gremios tengan del otro lado a los representantes del sector público argentino, y ya no a los españoles de Marsans, sacudidos permanentemente por los reclamos. Los gremios ya anticiparon que el reclamo será similar al que se le está efectuando a LAN Argentina, y que no baja del 30% anual de aumento salarial. Será muy difícil para el Gobierno avalar un alza en los sueldos de Aerolíneas Argentinas de ese porcentaje, ya que siguiendo muy de cerca estas negociaciones estarán esperando los sindicatos cercanos a la administración pública nacional, los docentes y los organismos de seguridad, que agazapados esperan la oportunidad para reclamar alzas salariales de no menos del 20% anual.

Comentá la nota