Gremios reclaman al Gobierno que intervenga para evitar “un caos social”.

Gremios reclaman al Gobierno que intervenga para evitar “un caos social”.
on acompañamiento de gremios estatales y privados, la UOM realizó un multitudinaria marcha en Río Grande. Presentaron una nota a la Secretaría de Trabajo, reclamando la intervención del Gobierno para evitar “la incertidumbre laboral y un posible caos social”. Acusaron, además, de “inescrupulosos” a los empresarios agrupados en AFARTE. Una larga columna de trabajadores de las diferentes fábricas metalúrgicas, respaldados por gremios como la ATE, el SUTEF, ASIMRA, la CTA, FONIVA, entre otros, partieron desde la Plaza de las Américas dirigiéndose hasta la intersección de Belgrano y San Martín, para culminar la marcha en la Secretaría de Trabajo donde se entregó un duro documento.
En ese documento manifiestan su preocupación por la situación que atraviesa el sector, repudiando una vez más la propuesta de los empresarios agrupados en la Asociación de Fabricantes Argentinos de Terminales Electrónicas (AFARTE), quienes pretenden eliminar una jornada laboral ante la caída del consumo y la merma en la producción.

Solicitando “en forma urgente” la intervención del Gobierno, la UOM cuestionó los argumentos esgrimidos por los empresarios para llevar adelante un plan de cuatro meses con reducción sala-rial, entendiendo que se tratan de maniobras “inescrupulosas” para lograr, entre otras cuestiones, una reducción de los impues-tos internos en detrimento de las fuentes laborales.

En la nota, los metalúrgicos aseguran que “agotarán todas las instancias” para evitar que los empresarios apliquen esta propuesta.

“Exigimos en forma urgente la intervención de la Secretaría de Trabajo, para evitar un estallido social, con todo lo que esto implica”, sostiene el documento.

Asegura el documento que “poco le importa nuestra querida Tierra del Fuego” a las patronales y dicen que el compromiso de los obreros metalúrgicos es “con toda la comunidad”, por eso advierten sobre los riesgos de medidas que afecten “la paz social”.

Comentá la nota