Los gremios petroleros dieron un ultimátum a las empresas

Se bajaron por 24 horas de la conciliación obligatoria porque hubo despidos. Si hoy los trabajadores no son reincorporados, tomarán medidas de fuerza. Dos firmas de servicios especiales violaron la conciliación obligatoria al echar empleados en las últimas horas. El Ministerio de Trabajo las intimó a reincorporarlos.
Los gremios petroleros decidieron ayer suspender por 24 horas su participación en la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo de la Nación, porque las empresas de servicios realizaron despidos en las últimas horas, por lo cual no respetaron la resolución de la cartera laboral.

En caso de que las empresas no vuelvan atrás con esas medidas, los gremios se declararán hoy en libertad de acción para iniciar medidas de fuerza.

La delegada en Neuquén de la cartera de Trabajo, María Maldonado, advirtió en declaraciones a LU5 AM 600 que ayer se emitió una nueva resolución intimando a las empresas a que den marcha atrás y reincorporen a partir de hoy a los trabajadores despedidos.

La funcionaria explicó que se hicieron inspecciones en las empresas para determinar el nivel de cumplimiento de las resoluciones y se corroboró que dos de ellas no estaban acatando la conciliación. Una de ellas es Key Energy.

"Las vamos a hacer responsables de lo que suceda en nuestra provincia", sentenció Maldonado al analizar la situación social que se pueda desatar si las empresas deciden mantienen los despidos.

Y señaló que las petroleras, al echar personal, están presionando a la Nación y a la Provincia para obtener beneficios.

El titular del gremio de Profesionales Jerárquicos, Manuel Arévalo, alertó que "el gobierno provincial y el nacional van a tener que hacer algo para que no haya un desborde social".

"Los gremios hemos hecho un gran esfuerzo conteniendo a nuestros compañeros, manteniendo la paz social, ahora le toca a los gobiernos", destacó.

La situación es crítica, ya que las organizaciones gremiales deben esforzarse por contener a las bases, que pretenden tomar medidas radicales.

El secretario de Recursos Naturales, Guillermo Coco, aseguró que en la Cuenca Neuquina la actividad cayó un 40%. Y señaló que la base del problema está en los precios del gas en boca de pozo y del barril de petróleo.

"Si no mejoramos los precios, la cantidad de despidos va a estar en las tres cifras", advirtió.

El funcionario indicó que se está cerrando la incorporación de dos equipos de perforación más, que se sumarán a los 10 que se reactivarán en los próximos días, según lo acordado con Apache, YPF y Petrobras, semanas atrás.

Desde la Cámara de Emprendimientos Industriales Petroleros y Afines (CEIPA) se informó que están en suspenso unos 970 telegramas de despido.

Levantaron toma

Los trabajadores de la empresa Nabors levantaron la toma de la base operativa en Plaza Huincul ante la promesa de que no se llevarán los equipos a Mendoza.

Desde el Sindicato del Petróleo y Gas Privado, Daniel Anderch dijo que "con toda esta incertidumbre vemos fantasmas en todos lados, por eso creíamos que se llevaban todo, pero la empresa se comprometió a quedarse y pelear desde acá la crisis".

Nabors publicó una solicitada en la que niega haber despedido a empleados y reafirma su decisión de proponer a cada trabajador la oportunidad de retirarse voluntariamente con el 120% de la indemnización.

Algunos empleados ya aceptaron esa propuesta en tanto que otros esperarán para ver si se reactiva el sector. Nabors se dedica a la perforación y terminación de pozos petroleros.

Anderch es integrante de la comisión de seguimiento que se conformó en Buenos Aires para establecer cómo y cuando se pondrán en marcha los equipos comprometidos el 8 de mayo. "Aunque parezca increíble, algunos pozos no se ponen en marcha porque les falta el permiso ambiental. Es un trámite que se hace en la Provincia y parece que no es fácil conseguir, es burocrático. Esperamos que ante la crisis este tema se agilice", dijo el sindicalista.

Anunció que hay perspectivas positivas respecto de la puesta en marcha del décimo pozo, en manos de Enarsa y la empresa estatal Gas y Petróleo del Neuquén. "Se conversó en la reunión (realizada el miércoles en el Ministerio de Trabajo de la Nación) que hay interés de una empresa privada, que sería bueno para todos, pero pedirá que se les exima del pago de impuestos, se verá", dijo.

Comentá la nota