Los gremios de la pesca buscan reducir el impacto de la crisis mundial

Quieren que se cree un Consejo Municipal de Intereses Marítimos. También pedirán el retorno del Mercado Concentrador Pesquero. Afirman que el objetivo es mantener las fuentes de trabajo pero también conseguir mejoras salariales.

Un ambicioso paquete de medidas que incluye desde la conformación de un Consejo Municipal de Intereses Marítimos hasta el retorno del Mercado Concentrador Pesquero está siendo impulsado por la intergremial portuaria de Mar del Plata con el objetivo de "reducir al máximo" los efectos que la crisis mundial traería aparejados para el sector durante 2009.

Tal como anticipó LA CAPITAL, la industria pesquera no está atravesando por un buen momento. Desde fines de 2008 el sector viene experimentando una fuerte caída en las ventas al exterior de sus especies pilares -merluza, calamar y langostino-, tanto en volúmenes como en precios de referencia.

Ante esta situación, la decisión adoptada por la mayoría de las empresas fue postergar la mayor cantidad de operaciones posible, con la esperanza de una pronta mejora del mercado. En consecuencia, las cámaras de frío se colmaron de mercadería a la espera de ser vendida y los barcos comenzaron a reducir sus salidas.

Aunque sin recargar las tintas, dirigentes de varios gremios portuarios reconocieron a LA CAPITAL que esta situación traerá aparejadas "numerosas consecuencias sociales" y relataron que adelantarse a ellas es, justamente, el objetivo de diversas reuniones que vienen realizando en el marco de la inter-gremial portuaria, en la que están representadas instituciones tales como el SOMU, Conductores Navales, SUPA, la Asociación y el Sindicato de Capitanes, SAOM, SOIP y Smata, entre otros.

Problema latente

Los dirigentes explicaron que por el momento el problema está latente. "El verano siempre ha sido generoso con nosotros, principalmente gracias a la merluza, y por eso la situación todavía no parece tan grave pero a partir de marzo podría complicarse y mucho" advirtieron.

Para ejemplificar lo anterior utilizaron una ecuación básica: si no hay desembarcos de pescado, no hay materia prima para procesar en las plantas de tierra, con lo que innumerable cantidad de obreros -que suelen ser los que menores remuneraciones perciben- serán suspendidos en sus puestos.

"Es gente que vive al día, que no tiene resto para aguantar un parate de este tipo -describieron-. Donde ellos dejan de cobrar, hay toda una cadena comercial que también se para y que afectará a toda la ciudad".

El diagnóstico de quienes conocen la actividad es que el resto de los gremios tardará un poco más en sentir el impacto, pero no podrá evitarlo. "Por mejores sueldos que tengan, nadie puede estar más de tres o cuatro meses sin cobrar" añadió.

Las propuestas

Entre las distintas propuestas que impulsará la intergremial para enfrentar esta situación figura la creación de un Consejo de Intereses Marítimos Municipal, en el que estarían representados los distintos gremios más el gobierno municipal y, eventualmente, la Provincia.

Según relataron varios dirigentes a LA CAPITAL, el anteproyecto está siendo analizado por el intendente Gustavo Pulti y varios miembros del Concejo Deliberante. La intención es, además, que el jefe comunal vuelva a ejercer como interlocutor con el gobierno nacional y el equipo de Daniel Scioli, tal como lo hizo el año anterior.

"La verdad es que hubo varias promesas que se hicieron en ese momento que quedaron postergadas así que le vamos a pedir a Pulti que medie para que finalmente puedan concretarse" relataron.

Entre las promesas que se consideran incumplidas figura la realizada por la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, de apoyar al sector con 80 millones de pesos. "Hasta ahora nadie vio un peso" se quejaron tanto empresarios como gremialistas.

Otra iniciativa que impulsarán los gremios de Mar del Plata es la implementación del Mercado Concentrador Pesquero, tal como existió hasta 1986. "Creemos que sería un instrumento muy importante de control de calidad y de precios" afirmó un dirigente del área quien añadió: "Así como volvió para los granos y la carne queremos que vuelva para la pesca".

El panorama

Más allá de que las iniciativas se concreten y puedan dar frutos, lo cierto es que ningún gremialista niega la difícil situación por la que atravesará el puerto durante 2009.

"El panorama se presenta complicado y con vistas a empeorar" reconoció en diálogo con LA CAPITAL Carlos Daniel Acha, secretario general de Sindicato de Conductores Navales de la República Argentina -Siconara-.

El dirigente describió que, a diferencia de otros años, el mayor problema de este año no es la disponibilidad del recurso. "Los barcos que han salido encontraron pescado -describió-. El problema es que no hay dónde venderlo o los precios que pagan son sumamente bajos y muchas veces no justifican el esfuerzo".

Acha confirmó que la reacción de las empresas ante esta situación fue reducir las salidas. Como ejemplo mencionó que "hay merluza, pero está saliendo el 50% de la flota. El calamar está un poco más flojo, pero también ahí la clave son los precios internacionales, que están sumamente bajos, y la falta de pedidos".

Ante esta situación Acha recalcó que el objetivo de los gremios será "salvar las fuentes de trabajo y conseguir algún tipo de mejoras salariales, para que la gente pueda sostenerse porque la verdad es que el costo de vida a aumentado ostensiblemente".

"Por más buena voluntad que nosotros pongamos acá el problema no pasa por los trabajadores" aclaró Acha quien instó a los distintos estamentos del Estado "a colaborar ante esta difícil situación".

El panorama fue confirmado por el secretario general del Sindicato del Centro de Patrones, Oficiales Fluviales de Pesca y Cabotaje Marítimo, Mario Galano. "La verdad es que en el puerto hay muchos nervios, porque nadie sabe si los barcos saldrán o no" dijo.

Galano coincidió con Acha en que "el objetivo primordial es mantener las fuentes de trabajo" pero aclaró que "tampoco podemos aceptar, como nos está pidiendo CAPA, una reducción en los salarios. Eso es innegociable".

A su turno Juan Carlos Ferreyra, del Sindicato Unido Portuarios Argentinos, relató que su sector se encuentra en estado de alerta y movilización por el fracaso de la instancia administrativa de la negociación salarial, en la que el gremio pidió un aumento del 20%. "Estamos analizando la realización de medidas de fuerza" dijo.

En cuanto al contexto, reconoció que "la actividad es escasa y probablemente sea así durante lo que resta del año" pero insistió en que "nosotros seguiremos con nuestro reclamo, dado que los salarios que se pagan en nuestro sector son muy bajos y la propuesta que nos hicieron hasta el momento es irrisoria".

Comentá la nota