Gremios negocian otro incremento salarial

Algunos sindicatos ya iniciaron las negociaciones, como el Smata que pide un 25 por ciento para julio-diciembre. Comercio, panaderos, trabajadores de la carne, entre otros sectores, lo harán a partir de agosto o setiembre. Los estatales se sumaron a la lista a pesar de haber cerrado acuerdos anuales.
Por las consecuencias de la crisis y a la espera de la evolución de la economía, la mayoría de las negociaciones de recomposición salarial de los gremios fueron parciales y pasadas las elecciones e iniciada la segunda mitad del año volvieron a la carga por un un nuevo ajuste.

El Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata) realizó recientemente una presentación formal, en la cual solicitaron un incremento del 25 por ciento para el segundo semestre del año. El pedido alcanza, en principio, a Renault y Volkswagen (VW) -pero se hará extensivo al resto de las automotrices-, con cuyos directivos se volverán a reunir esta semana, según informaron fuentes gremiales. Cabe recordar que las discusiones de principio de año arrancaron con un base de 25 por ciento anual, pero arreglaron en la mayoría de los casos por una cifra fija de 1.200 pesos para el primer semestre e ítems especiales dependiendo la terminal, con la reapertura de paritarias pasadas las elecciones. El porcentaje planteado no deja de sorprender y abre interrogantes sobre los planes de lucha si hay estancamiento en las audiencias ya que las medidas de fuerza fueron duras en los primeros meses del año.

Por su parte, la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) mantiene en pie el paro y movilización para este jueves en reclamo de un aumento de 22 por ciento; cifra alejada del ofrecimiento de los empresarios de 200 pesos no remunerativos.

La Asociación Gremial de Empleados de Comercio (Agec), que acordó una suma adicional de 300 pesos mensuales desde mayo hasta agosto, prevé comenzar a definir la estrategia la primera semana de agosto en el marco de la reunión del secretario nacional de la institución.

Por su parte, el Sindicato de Panaderos de Córdoba se sentará nuevamente en la mesa en setiembre próximo ya que acordaron un incremento de 100 pesos al salario básico de 1.350 pesos, más 50 pesos no remunerativos en julio y agosto. Según explicaron desde la entidad, la patronal no responde a los requerimientos de la gente y el sector emplea a más de ocho mil personas en Córdoba.

Algo similar sucederá con la Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y sus Derivados -a la cual pertenece el Sindicato de la Carne de Córdoba-, quienes pedirán un reajuste para el cuarto trimestre del año, según adelantaron directivos, quienes están analizando los pasos a seguir en función de los acuerdos que se cierren hasta la fecha en que se sentarán a ver las caras sindicalistas y empresarios.

Públicos no fueron la excepción

Si bien los gremios públicos provinciales habían firmado una recomposición por todo el año, volvieron a la carga al considerar que el salario sufrió "un grave deterioro". José Pihen, titular del Sindicato de Empleados Públicos (SEP), estimó la pérdida del poder adquisitivo de los salarios en un 30 por ciento; por lo cual inician un plan de lucha que incluye asambleas informativas y actos de protesta desde hoy y una movilización para el 29 de julio próximo. En marzo pasado firmaron un aumento para los empleados del escalafón general del 11,7 por ciento al básico y de 12,8 por ciento para el personal de los equipos de salud, más un adicional remunerativo de 50 pesos.

Por su parte, la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (Uepc) considera que habría que duplicar la cifra lograda a principios de año (11 por ciento), lo cual aparece a todas luces difícil de lograr ya que el gobernador Juan Schiaretti aseguró que "la Provincia no tiene fondos para un aumento de salario a los estatales". El próximo 7 de agosto se reúnen las autoridades para discutir los pasos a seguir y aspiran a reunirse con Schiaretti esta semana.

El escenario no se plantea sencillo para los próximos meses en cuanto a los niveles de conflictividad. Desde la Secretaría de Trabajo de la Provincia no descartan una profundización de los conflictos salariales comparado con los registrados en la primera etapa de 2009.

Por ahora no

La Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra) no planea reabrir las negociaciones ya que el alza del 15 por ciento desdoblado (nueve por ciento a partir de junio y seis por ciento en octubre), más una suma no remunerativa por única vez según la zona de trabajo es anual.

Otro de los sectores en los que no se prevé conflicto es en camioneros, los cuales cerraron recientemente una mejora del 17 por ciento, retroactivo al primero de julio y que tendrá una vigencia de un año.

Comentá la nota