Los gremios se fueron con las manos vacías.

Contrapunto: las dos partes -oficialismo y sindicatos- insistieron ayer en sus planteos. El Gobierno se quejó de la crisis internacional y de la sequía. Los gremios dicen que no tienen la culpa e insisten en la necesidad de un incremento salarial. El miércoles de la semana que viene habrá otro encuentro.
Los integrantes de la Mesa Sindical Estatal llegaron y sonrieron: en las mesas había facturas, grisines, termos para el mate. La recepción del Comité de Crisis oficial parecía amable. Pero se fueron del encuentro con las manos vacías: el Gobierno no ofreció nada de nada y más que el gusto de las masas que degustaron quedó flotando la mala sensación de un pase de facturas.

“No pasó nada. La noticia es que no hay noticia”, intentó resumir el secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado, Roberto Simpson. El mentado Comité de Crisis se había preparado con toda la pompa. Aunque no estuvo el gobernador Oscar Mario Jorge sí aparecieron todos los ministros y secretarios del Gabinete, más algunos intendentes (incluso el de Santa Rosa, el radical Francisco Torroba).

Lo único que salió en limpio del encuentro con los gremios fue que el miércoles de la semana que viene habrá otra cumbre. Antes, los sindicatos habían tenido que decir que si no tenían algo concreto para plantear preferían abandonar el recinto.

“Ahí (por el miércoles de la semana que viene) sospechamos e intuimos que habrá algún ofrecimiento. Están ganando tiempo”, apuntó Simpson.

Durante el encuentro de ayer no hubo demasiadas novedades: cada una de las partes insistió en el discurso que vienen enarbolando desde hace tiempo.

Con el ministro de Hacienda Ariel Rauschmberger a la cabeza, el oficialismo reiteró la historia de la crisis internacional, a lo que sumó como padecimientos los azotes de la sequía. Estuvieron -entre otros funcionarios con alto perfil- el ministro de Gobierno, Justicia y Seguridad, César Rodríguez; el subsecretario de Trabajo, Marcelo Pedehontáa; el secretario de Asuntos Municipales, Rodolfo Calvo y el secretario de Planificación Estratégica, Gustavo Fernández Mendía.

Desde el otro lado, los gremios respondieron: “Si bien la crisis existe, no somos nosotros los responsables; ahora esta crisis es una alfombra fantástica, porque abarca desde lo que pasó con los mercados internacionales, la sequía hasta el viento que se llevó el tinglado de Ataliva Roca”, resumió Simpson en diálogo con El Diario.

El gremialista lamentó que los funcionarios hayan hecho la convocatoria para “decir lo mismo de siempre; si los grabáramos podríamos poner un casette, irnos a dormir y volver”, soltó, mitad en broma y mitad en serio.

La historia oficial es desde hace largo rato la misma: hace referencia a imposibilidades, crisis e impedimentos de otorgar un incremento salarial. Los gremios no sólo quieren un aumento, sino también la jerarquización de los trabajadores de la administración pública y el inicio de negociaciones paritarias, otro punto que el gobernador Jorge no ve con buenos ojos.

“Estuvimos 14 años con los sueldos congelados, después vino la devaluación y después estos picos inflacionarios de los últimos años, y siempre nosotros estamos poniendo nosotros -insistió Simpson-; se ayuda al campo, a la industria, pero los trabajadores del Estado seguimos en la misma...”.

No se privó de recordar, además, que en nuestra provincia el aumento de la inflación es más grande si se compara con otros puntos del país.

Retroactivo a febrero

El subsecretario de Trabajo, Marcelo Pedehontáa, que ayer hizo de vocero oficial del encuentro, coincidió con el ministro de Hacienda Ariel Rauschmeberger en que “cualquier medida que se tome será retroactiva a febrero”.

Así el funcionario dio a entender que en el encuentro del miércoles que viene podría haber un ofrecimiento de incremento salarial a los trabajadores estatales.

Según el subsecretario, la de ayer “fue una reunión donde quisimos comenzar un diálogo a fin de desandar el camino de una discusión; los intendentes fueron convocados porque seguramente la discusión salarial va a tener un impacto importante en cada una de las localidades”.

“Queremos tener un diálogo fluido -dijo- de acuerdo al mandato del gobernador; el ministro de Hacienda nos dijo que la semana que viene recién vamos a tener indicadores reales, lo que es cierto es que podemos hablar de una caída del ocho por ciento en la coparticipación nacional, con números que impactan de lleno en el Presupuesto provincial que fue elaborado sobre un parámetro más auspicioso y ventajoso”.

Pedehontáa apuntó: “Queremos hacer una propuesta que sea lo más responsable posible con las finanzas provinciales y municipales que hoy nos toca vivir; en ese camino estamos”.

Sectores

Por otro lado, Pedehontáa explicó el “Comité de Crisis va a realizar reuniones quincenales o periódicas con todos los sectores del sistema productivo provincial y donde los intendentes ya se dieron un mecanismo de organización zonal para poder volcar la evolución respectiva”.

Comentá la nota