Los gremios estatales protestaron con un caravanazo

La nueva protesta de los trabajadores estatales se realizó mediante la organización de un "caravanazo" que contó con la participación de unos 100 automóviles. Recorrieron calles del centro de la ciudad, llegaron al predio de la UNC, pasaron por la Legislatura y el Poder Judicial y terminaron frente a Casa de Gobierno.
Casi un centenar de automóviles particulares formó parte de la columna principal que protagonizó el “caravanazo” que organizaron los ocho gremios de la Intersindical estatal para pedir nuevamente un aumento de salarios de emergencia y que lleve los sueldos a unos 3 mil pesos que equivale a la canasta familiar en Mendoza.

Los manifestantes se concentraron en el Acceso Este, frente al predio de la Virgen y comenzaron a movilizarse a las 10.15 horas. Ingresaron a la ciudad por calle Vicente Zapata y se movieron rápidamente por algunas calles del micro centro mendocino, llegaron al predio de la UNC, pasaron frente de la Legislatura y el Poder Judicial y temrinaron su protesta en Casa de Gobierno.

El secretario general de Sitea, Víctor Dagfal, dijo sobre los ejes de la medida de fuerza que “vemos que este Gobierno sigue con la acumulación de capital y la ley impositiva de Mendoza tiene la virtud de potenciar las ganancias de los que más tienen para impedir el desempleo, según dicen”

Dagfal argumentó que nadie habla de los que van a ser beneficiados de bajar los precios, ni de pagar los impuestos de aquellos que no lo hacen, ni de aumentar la superganancia de los casinos “porque parece que la timba es lo que más les importa a los intendentes y al Gobierno provincial”

“A los que tendrían que aumentarles que son los que se llenan los bolsillos, que sacan millones de pesos y que sirve para blanquear salarios, a esos no los tocan pero, a los que producen los vinos de más alta calidad los sacan del país”

El gremialista dijo que el Gobierno continúa “tocando” al común de la gente “van haber aumentos hasta en el impuesto Inmobiliario y con la excusa de que los afectados son barrios semiprivados, van a tocar a la clase media y como consecuencia van a ser los trabajadores estatales y privados los que sentirán el impacto”.

“Nosotros estamos planteando que haya un nuevo modelo impositivo y económico en la provincia porque se sigue manteniendo la matriz histórica del menemismo”.

Comentá la nota