Los gremios docentes ratificaron el paro para el próximo lunes.

LUEGO DEL FRACASO DE LA REUNION CON EL GOBIERNO

Luego de una ríspida reunión mantenida en la tarde de ayer en Casa de Gobierno, y ante la falta de una propuesta de aumento salarial por parte de las autoridades, los tres gremios docentes ratificaron la convocatoria a un paro total de actividades para el próximo lunes 2 de marzo, día del inicio de clases, que podría prolongarse en un plan de lucha que incluiría otro paro para el lunes 9 de marzo, en el inicio del nivel secundario.

Además de los dirigentes de Atech, Sitraed y Sadop, participó finalmente la dirigencia de ATE y UPCN, a pesar de los reparos expresados por los gremios docentes. Por el Gobierno estuvieron el ministro de Economía, Víctor Cisterna, todo el equipo de Educación encabezado por la ministra Mirtha Romero, y el secretario de Trabajo, Jerónimo García.

Ante el fracaso de las negociaciones, la secretaria general de Atech, Fanny Chanampa anunció que «luego de haber realizado las asambleas escolares en toda la provincia, los docentes han decidido llevar adelante una medida de fuerza el día 2 de marzo, por lo que hicimos las presentaciones para declararlo».

Sostuvo que «esto ya se venía hablando desde el año pasado y se confirma el pedido de aumento salarial. El paro es por ahora para el día lunes, si bien está la posibilidad de otro paro la semana que viene, en el marco de un plan de lucha».

Chanampa agregó que «hemos esperado hasta hoy que haya alguna respuesta del Gobierno, y no ha habido ningún ofrecimiento. Vinimos a escuchar lo que nos tenían que decir». Respecto al acatamiento a la medida, indicó que «tenemos los mandatos en la mano y podemos decir que los docentes están con un descontento muy grande, y que se ha tomado esta determinación, y el acatamiento va a ser alto, porque el Gobierno no ha ofrecido nada, no hay ninguna expectativa, y no hay posibilidad de aumento».

SIN SALIDA

Por su parte el secretario general de Sitraed, Eduardo Heidel, coincidió en que «el Gobierno ha dejado transcurrir demasiado tiempo en cuanto a su gestión y en cuanto a los recursos que puede conseguir, y en función de eso nos mantenemos firmes y ratificamos el reclamo de aumento salarial, eliminación de los rangos de las asignaciones familiares, y que la zona patagónica sea una cifra remunerativa y bonificable».

Ante este panorama, manifestó que «no hay otra salida que ir a un paro el día 2, y luego evaluar un paro el día 9 cuando comienza el ciclo lectivo la secundaria». Y recordó además que «lo que hemos solicitado es una mesa de negociación salarial; en ningún momento hemos cambiado la terminología, y si esto deviene en una medida de fuerza, es exclusiva responsabilidad del empleador, porque le advertimos que no queríamos llegar a febrero en esta situación».

Para Heidel, «el Gobierno ha sido muy testarudo en este sentido, y creemos que la situación es exclusiva responsabilidad del Gobierno y del Ministerio de Educación».

Señaló también que «nuestro reclamo se ajusta a derecho, ya que hace años venimos recibiendo como una dádiva del Gobierno, cifras establecidas en forma unilateral, y no pueden venir a decirnos, después de haber hecho caja que superaban toda expectativa, que hoy en razón del paraguas de la crisis global, tengan que dejar de darnos un aumento».

TOMA DE CONCIENCIA

Por parte del Gobierno, la voz cantante en el encuentro la llevó el ministro de Economía, Víctor Cisterna, quien en el sombrío panorama presupuestario que brindó a los gremios, hizo «un racconto de la situación, con los números que tiene la provincia, para mostrarles la situación crítica en la que estamos para que tomen conciencia de que la situación financiera que tiene la provincia es muy delicada», según sus palabras.

El ministro aseguró en el encuentro que «hay que ser muy cuidadoso en la ejecución del presupuesto, porque si nosotros desbalanceamos más la ejecución presupuestaria, seguramente vamos a entrar en algún momento, en que no vamos a poder pagar ni siquiera los sueldos que están cobrando hoy los empleados de la administración pública».

Por su parte, Jerónimo García afirmó previo a la reunión, que «se está atravesando una situación por todos conocida, que no permite que el Estado concurra en auxilio del reclamo, que puede ser justo, que realizan los docentes, pero que están enmarcados en una crisis mucho más importante».

García llamó la atención sobre «los costos ocultos, ya que cualquier trabajador de la actividad privada sabe que el tema de la seguridad laboral es un baluarte. O sea, si yo le digo a cualquier trabajador privado que va a tener trabajo hasta cuando se jubile, que cuando se jubile va a cobrar su jubilación, que va a tener obra social, eso tiene un valor en el contrato. Y eso en el Estado pasa y tiene un valor».

El secretario de Trabajo aseguró que a los docentes que no trabajen se les descontará el día, y reconoció que «los llamamientos a la solidaridad que hace la Presidenta y que hace el compañero Das Neves todos los días es muy posible que la sociedad no lo entienda», por lo que «la responsabilidad de que el sistema solidario funcione en una sociedad la tiene el Estado».

Comentá la nota