Los gremios docentes y la oposición le piden a Macri que Posse no asuma

Los gremios docentes y la oposición le piden a Macri que Posse no asuma
Salieron al cruce de sus críticas a los paros y de que no se reprima la protesta social.
El miércoles por la tarde, sentado en el escritorio de su casa, recorrido de manera silenciosa por su gata persa llamada "Tinta Blanca", Abel Posse dio vuelta la entrevista que mantenía con Clarín y por un momento fue él quien empezó a preguntar: "¿Es una locura que quiera convocar a los gremios docentes para pedirles que busquemos una alternativa a los paros que afectan a los chicos? ¿Por qué lo que parece la lógica termina siendo mirado como lo absurdo?". Dichos así, los interrogantes parecían irrefutables. Pero Posse siguió hablando y expuso ante diferentes medios, incluido este diario, sus críticas a los métodos de reclamo de los gremios docentes, a la falta de represión de la protesta social, y al Gobierno K por tener una "visión trotskoleninista de demoler las instituciones militares y la policía".

Fue así como se terminó su sueño de tener una relación cordial con los gremios docentes porteños, con quienes inevitablemente deberá lidiar: esos sindicatos marcharon ayer para repudiar su designación, algunos incluso pidieron que no asuma su cargo, y ya amenazan con iniciar nuevas protestas en su contra. La misma postura tuvo todo el arco opositor. El rechazo a su postura ideológica fue unánime. El jefe porteño, Mauricio Macri, igualmente le tomará juramento hoy.

"El gremio negocia sobre los chicos y es como ponerles un revólver en la cabeza", había dicho Posse a Clarín, en lo que se transformó en una de sus frases más polémicas.

Norberto "Tito" Nenna, uno de los jefes del gremio docente UTE, adelantó que el nombramiento de Posse "abre un conflicto social como el que se abrió con el nombramiento de 'El Fino' Palacios: es un personaje nefasto que reivindica el terrorismo de Estado".

La UCR porteña también emitió un comunicado criticándolo por sus posturas ideológicas: "Echar mano a un apologista de la última dictadura militar para administrar la educación porteña es un insulto a la democracia y la memoria de Raúl Alfonsín". Los radicales se refierieron así a los dichos de Posse en radio Mitre y en una columna publicada en La Nación, donde afirmó que "los guerrilleros que rodean a los K, aunque ya estaban generosamente indemnizados por sus derrotas de los 70, lograron afirmar la tarea de demoler a las Fuerzas Armadas, lograr que los policías se sientan más amenazados e inhibidos en la tarea represiva".

El ex rival electoral de Macri y ex ministro de Educación kirchnerista, el senador Daniel Filmus, pidió que Posse no asuma: "Se debe rectificar su designación para evitar otro conflicto". El actual ministro de Educación K, Alberto Sileoni, por su parte, dijo que representa un pensamiento "anacrónico y de cierta derecha". Y el diputado Eduardo Macaluse (SI), vinculó a Posse (a quien le cambió su nombre, Abel, por el de "Caín"), con el caso del espionaje que provocó la renuncia de Mariano Narodowski a Educación: "Es como si hubieran ascendido a Ciro James", ironizó.

Otros dirigentes que lo repudiaron son, en orden alfabético: el legislador Diego Kravetz, el sindicalista docente Eduardo López, el diputado Adrián Pérez, la diputada Adriana Puiggrós y el dirigente social Humberto Tumini.

Comentá la nota