Gremios del cordón instan a acordar una estrategia salarial conjunta

Gremios del cordón instan a acordar una estrategia salarial conjunta
La CGT San Lorenzo convocó para el viernes a un plenario de todos los gremios del cordón industrial, vinculados tanto a la actividad pública como privada, con el objetivo de establecer una estrategia común de cara a las negociaciones salariales que se intensificarán a partir de marzo. La convocatoria de la central que conduce Pablo Reguera apunta a "frenar el discurso disciplinador que pretende que lo único que cuenta es preservar el trabajo mientras la inflación continúa haciendo estragos".
La disyuntiva entre empleo y aumento salarial se instaló como un condicionante de las paritarias desde fines del año pasado cuando frente al primer impacto de la crisis financiera internacional comenzaron a generalizarse los acuerdos de "paz social" para evitar despidos. Si bien estos acuerdos no inhiben de por sí la discusión salarial, la amenaza de un deterioro en la situación del empleo apareció ya en los primeros escarceos entre la Unión Industrial Argentina y la Confederación General del Trabajo (CGT) a nivel nacional.

   Frente a esta realidad, el gobierno central fogonea la creación de un consejo económico en el cual se modere la disputa de ingresos. Si bien hasta ahora no se fijaron referencias de aumento, hay discusiones sobre si los incrementos deben pasar por un porcentaje o por una suma fija.

   Es en este marco en que la CGT San Lorenzo realizó su llamado para articular una estrategia común, incialmente entre las entidades que representan a los trabajadores en el cordón que va de Puerto San Martín a Zárate, con la idea de fijar un piso salarial que sea una referencia a nivel nacional.

   Apuesta a reeditar la experiencia de diciembre pasado, cuando las nueve regionales santafesinas de la CGT se autoconvocaron para salir al cruce del "telegrama fácil" al que apelaron distintas empresas cuando recién comenzaba a despuntar la crisis. Esa intervención fue clave para evitar una oleada de despidos masivos y avanzar en acuerdos de paz social primero a nivel regional y luego en todo el país. Algunos de esos casos son los de Paraná Metal, Acindar y Techint.

   Pero esa "tregua" que permitió evitar una debacle en el verano es también un factor condicionante a la hora de discutir salarios. En ese sentido, la estrategia gremial es zafar de la contradicción entre empleo y mejora salarial, haciendo hincapié en que una mejora de ingresos a los trabajadores es dinamizadora de la demanda interna.

   El titular de la CGT Rosario, Néstor Ferraza, consideró que el tema salarial es "prioritario" y aseguró su presencia en caso de recibir la invitación de su par de San Lorenzo. También rechazó la idea que dejó trascender el gobierno nacional de establecer una suma fija para los aumentos salariales porque "además de achatar las escalas, después cuesta mucho blanquear esas cifras, no discutir porcentajes sería retroceder".

Públicos. En la agenda pública son los docentes quienes están dando el puntapié al debate salarial, donde la discusión se estaría cerrando en torno a una suba del 20%. Otros gremios estatales ya calientan motores. En este sentido, un encumbrado dirigente de un gremio local del sector privado reconoció que seguramente serán los empleados públicos los que logren en 2009 en términos porcentuales un mayor incremento.

   En el sector privado, que arrranca formalmente en estos días con un gremio "chico" como el de los pasteleros, varias actividades productivas comenzaron a discutir informalmente la política de incrementos de sueldos en 2009 casi al mismo tiempo, en numerosos casos, que cerraban suspensiones o disminución de horas en diciembre.

   Si bien este mecanismo contribuyó a la tregua de los dos primeros meses del año, algunos sectores van agotando los tiempos de esta impasse sin ver señales de reactivación. El secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) de Las Parejas, Miguel Solís, explicó que en el principal polo productor de la maquinaria agrícola las plantas siguen paradas y crece el riesgo de que las medidas de reducción horaria adoptadas se transformen en despidos.

Metalúrgicos. Durante un plenario de delegados realizado el viernes, la UOM de esa localidad decidió "salir a la calle" si la situación no mejora "antes de fin de mes". En este caso, la movilización significa converger en el reclamo con los empresarios del sector, que piden medidas para estimular la demanda del agro y auxilios impositivos.

   "Hasta ahora no hubo despidos masivos porque los empresarios temen que no les den los bonos de reintegro fiscal", señaló Solís.

   Desde diciembre a esta parte, se incrementa día a día el pedido de subsidios por parte de las empresas para mantener la plantilla de trabajadores, fundamentalmente a partir de los montos involucrados en el programa de Reconversión Productiva (Repro). Una demanda que va en sintonía con la desaceleración de la actividad económica y con alguna picardía que traduce la crisis financiera internacional en una oportunidad de hacer caja con el dinero público, según ya empiezan a sospechar algunos funcionarios vinculados a la gestión de estos aportes.

Comentá la nota