Gremios cordobeses, en férrea oposición a la apertura sindical

Por unanimidad, los principales gremios rechazan la posibilidad de que pueda ser delegado un trabajador que no pertenezca a una organización con personería / Un fallo de la Corte lo permite.
La Corte Suprema de Justicia de la Nación dictó el pasado 11 de noviembre un controvertido fallo que generó malestar en la conducción de muchos gremios que ven peligrar su hegemonía sindical y, de paso, asestó un golpe al monopolio de la CGT.

Con su fallo, el máximo tribunal del país otorga a un trabajador la alternativa de postularse a delegado sin estar afiliado a un gremio con personería y con el solo requisito de pertenecer a una organización inscripta.

La Corte se pronunció a partir de un caso presentado por una afiliada a un sindicato inscripto –sin personería gremial– de la Asociación de Profesionales de la Salud del Hospital Naval. El fallo le otorga a ese tipo de delegados la misma protección que a uno perteneciente a un gremio.

Aunque la decisión está en línea con el criterio de pluralidad sindical del modelo europeo que sostiene la Organización Internacional de Trabajo (OIT), algunos la vinculan con la pelea que mantiene la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), liderada por Hugo Yasky, con el sindicalismo oficial liderado por la CGT de Hugo Moyano.

La propia presidenta Cristina Fernández salió en defensa de la central obrera oficial."No se puede crecer con sindicatos débiles ", afirmó hace poco.

Para el abogado laboralista Lucio Garzón Maceda, el fallo carece de precisiones. Inclusive, señaló que "no está dicho expresamente que el trabajador deba estar afiliado a algún gremio para postularse a delegado".

En Córdoba el fallo no tuvo repercusión, pero tanto los principales gremios estatales como del sector privado lo rechazan de plano según la consulta realizada por La Voz del Interior .

Cuestionan que contribuirá a "atomizar y debilitar" la representación sindical frente a las patronales.

El máximo tribunal declaró en el fallo inconstitucional el artículo 41 de la Ley de Asociaciones Sindicales que permitía ser delegados sólo a quienes estuvieran afiliados a sindicatos con personería gremial. Sostuvo que ese artículo de la ley "es una limitación innecesaria en una sociedad democrática". Agrega que la libertad gremial implica que los trabajadores "tienen derecho a constituir sindicatos sin autorización previa".

La Corte recoge el modelo sindical europeo, donde coexisten delegados por los trabajadores y designados por los principales sindicatos.

El fallo se refiere sólo a la elección de delegados, pero apunta al principio de pluralismo sindical y mina el modelo de la CGT de un gremio único por actividad.

Qué dicen los cordobeses. El titular del Sindicato de Empleados (SEP), José Pihen, aunque defendió el modelo sindical argentino, admitió que el fallo tiene un aspecto positivo: que la protección sea para todos los trabajadores que ejercen un nivel de representación.

Pero el dirigente peronista advirtió que el fallo "afianza una tendencia a la atomización sindical, que va contra la eficacia de la defensa de los trabajadores".

El SEP es precisamente uno de los sindicatos que se podría ver directamente perjudicado por el fallo, ya que la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS), que conduce el médico Carlos Altamirano, apunta a liderar la representación del sector de la salud pública, que en su mayor parte está afiliada al SEP.

Carlos Altamirano, titular de la UTS –que está inscripta pero no tiene personería gremial–, elogió el dictamen. "Esto marca un antes y un después en el gremialismo y comienza una nueva etapa en el sindicalismo", afirmó.

El gremialista anticipó que la UTS apunta a defender a todos los equipos de salud, incluidos los de mantenimiento y administrativos.

Juan Monserrat, que conduce el gremio de los docentes provinciales (UEPC), también se pronunció en contra del fallo. Para Monserrat, el fallo provocará "atomización, que está vinculada con el modelo de concentración de capital".

El secretario adjunto de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Rubén Urbano, no dudó en afirmar que el gremio está contra el fallo. Consideró que el dictamen de la Corte pasa por encima de los estatutos y de los convenios colectivos y sobre la propia Ley de Asociaciones Sindicales. "El delegado es una prolongación misma de la comisión directiva del gremio", afirmó Urbano. Interpretó que el fallo apunta a darle "más aire a la CTA y restarle fuerza a la CGT".

"Con este fallo se presta a que al delegado lo ponga la misma patronal, lo que causa desunión y atomización", concluyó.

Por el contrario, Hernán Puddu, quien fue expulsado como delegado de Iveco por Smata, instancia que apeló ante el Ministerio de Trabajo de la Nación, tiene una opinión favorable al fallo de la Corte.

Puddu aseguró que "nunca tuvo intención de armar otro sindicato paralelo al Smata". Pero adhirió al fallo porque interpreta que apunta a "respetar la decisión de los trabajadores en una votación legítima".

Dos modelos

La Corte Suprema de la Nación recoge en su fallo el modelo sindical europeo. Las diferencias con el modelo argentino son notables:

En los países europeos hay un delegado que es representante de los trabajadores ante la empresa en acciones de colaboración, pero tiene una competencia limitada ya que no puede negociar, por ejemplo, convenios colectivos. Además de esos delegados de los trabajadores, los sindicatos designan sus representantes. Por lo tanto en Europa, en una fábrica automotriz, por caso, coexisten dos delegados.

En Argentina, con la ley 23.551 de Asociaciones Sindicales, el delegado tiene una doble representación: de los trabajadores y del sindicato al cual debe estar afiliado para ser delegado.

Comentá la nota