Los gremios comienzan a reclamar aumentos.

Los estatales serán los primeros en reclamar subas, tras los ajustes tarifarios. Los constantes aumentos en los distintos servicios básicos ya generaron enojo en los gremios, que consideran que los aumentos otorgados a principios de año ya han sido absorbidos por las subas en el gas y la electricidad, fundamentalmente.
Los posibles ajustes en otros servicios, como el agua, terminaron de caldear los ánimos en los distintos gremios, que comenzarán los reclamos por la vía paritaria, aunque de no obtener respuesta seguramente se encaminaran a paros y movilizaciones.

Los gremios estatales (que concentran al mayor número de trabajadores de la provincia), son lo que encabezarían los reclamos. La situación se torna más problemática si se tiene en cuenta la delicada situación financiera del Estado. Desde el Gobierno ya se anunció un plan de ajuste del gasto público para el segundo semestre del año que ayude a atemperar el rojo en las cuentas fiscales. "No se puede seguir con el sueldo establecido en la paritaria de marzo", dijo la secretaria gremial del Sute, Cristina Raso. "Hoy, millones de trabajadores argentinos están cayendo bajo la línea de pobreza por la constante disminución del poder adquisitivo", dijo Raquel Blas, la titular de la Asociación de Trabajadores del Estado. "Primero, vamos a tomar todas las acciones necesarias para que los incrementos no se concreten", aseguro la dirigente sindical. "Pero si los aumentos se consolidan vamos a discutir la situación salarial, incluso antes de octubre, cuando teníamos pactado hablar sobre el blanqueo del aumento", advirtió Blas.

En los próximos días, la multisectorial que agrupa a sindicatos y organizaciones sociales pedirá en la legislatura que los diputados y senadores provinciales frenen las subas. El viernes, en tanto, trabajadores de la CTA se concentrarán frente a la Subsecretaría de Trabajo reclamando el establecimiento de una asignación universal por hijo. La semana que viene, en tanto, habrá una marcha en reclamo de aumentos salariales y de una ley contra los despidos indiscriminados.

Comentá la nota