Los gremios bregan por una secundaria con mayor inclusión

Referentes de los gremios docentes en Tucumán coincidieron, en declaraciones a EL SIGLO en la necesidad de que la enseñanza media apunte a la inclusión de los alumnos y a la formación de los educadores.
La reestructuración del modelo de enseñanza media en nuestro país, con el regreso al viejo secundario y el establecimiento de su obligatoriedad, a partir de 2010, genera expectativa entre los actores del área educativa.

En declaraciones a EL SIGLO, los principales referentes de los gremios de la docencia tucumana dieron su parecer sobre el proceso de reimplementación del tradicional esquema secundario que viene a barrer con el denostado modelo de EGB 3.

Un cambio mesurado

Así, Teresa Ramallo, Secretaria general de SADOP (Sindicato Argentino de Docentes Particulares), manifestó que "tiene que haber una readecuación con respecto al actual sistema, pero esta transición debe darse de una forma mesurada y no llevar a cabo un cambio rústico lo cual sería imprudente". Al mismo tiempo, señaló los problemas con los que se encuentran los gremios de la provincia al encarar la discusión con el Gobierno local ya que no se permite una "apertura que nos lleve a encontrar líneas de trabajo en común", e hizo referencia a la "nula relación con nuestros equipos técnicos" para la elaboración y evaluación de los diferentes posicionamientos que se esgrimen sobre el tema.

Al ser consultada, la Secretaria General de APEM (Agremiación del Personal de Enseñanza Media), Isabel Ruíz, consideró que hasta tanto no se delimiten bien las líneas generales de este proyecto "se deberá coexistir con los dos modelos -el actual y el tradicional- para garantizar la normalidad en el desenvolvimiento tanto de alumnos como educadores, porque cualquier intervención inadecuada que se pueda realizar sería dar un gran paso atrás en el sistema educativo".

Piden más presupuesto

Por su parte, David Toledo en representación de ATEP (Agremiación Tucumana de Educadores Provinciales) comentó a este diario que es necesario avanzar hacia una "universalización de la enseñanza que permita la contención de todos los adolescentes y jóvenes que cursan el secundario" con el objeto de garantizar la finalización de sus estudios, por lo que consideró indispensable, por sobre todo, "destinar un presupuesto acorde que acapare todas las necesidades ya sea en infraestructura, personal, y lo que concierne a una tecnología de avanzada". Desde su visión, un estudio sistemático de la realidad educativa que contraponga los pro y los contra del EGB y el "secundario básico" permitirá la "protección del alumno desde el plano social y económico para evitar las posibles deserciones, tal cual se está produciendo en la actualidad", comentó.

"Estamos preparados"

En tanto, durante la conversación mantenida con Edgardo Bessone, quien se desempeña como Secretario General de AMET (Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica), dejó en claro que las escuelas técnicas "cuentan con la infraestructura necesaria y una inversión considerable dada por el 0.2 por ciento del PBI que nos corresponde, lo cual nos permite decir que estamos preparados para afrontar los tipos de cambios que se están estipulando". Además, cargó contra los otros modelos de colegios y escuelas secundarias al manifestar que "deberán ser ellos los que comiencen a adecuarse a esta nueva idea", y sostuvo, además, que las escuelas técnicas, a diferencia de los otros establecimientos, "no te van a hacer trabajar en taxis porque el chico sale con una formación que le va a permitir concretar su propia empresa".

Más participación del alumno

Al momento de centralizarse en los aspectos básicos de esta reformulación del secundario, Ramallo hizo hincapié en, que de ahora en más, "los alumnos deberán implementar sus propias reglas de funcionamiento con una mayor injerencia de su participación en lo que refiere al quehacer educativo y de convivencia". De este modo, estipuló que con una organización planificada entre todos los sectores se podrá alcanzar la idea de "escuelas verdaderamente inclusivas que permitan sobrellevar la crisis que se hace visible día a día en el secundario actual".

En tanto, Ruíz puntualizó que se debe enfocar sobre todo en la relación profesor-alumno y sus pautas de abordaje en cuanto a la convivencia entre ambos, "la formación educativa, en cualquier sistema, debe basarse en la responsabilidad que mantengan éstos dos actores, pero fundamentalmente en la intervención del Estado que le permita al joven estar con las comodidades en la escuela, y al profesor o maestro sentirse seguro de su situación laboral". Esto último, sale a colación por la posibilidad de que se llegue a su fín con la famosa caracterización del "profesor taxi", ya que, con la vuelta al secundario tradicional, se estaría relegando la modalidad de "horas cátedra" para consolidar los nombramientos por cargo. En este sentido, Ruíz remarcó que "Apem reclamó esta situación y pidió que se eliminen las escuelas núcleo y sus vinculaciones para retornar a un sistema en donde el profesor no se traslade de un lugar a otro, sino que pase mucho más tiempo concentrado en pocos establecimientos, lo cual se logra con el procedimiento de las designaciones por cargo".

La reforma curricular

En referencia al aspecto curricular, Toledo precisó que se va a tener que poner el acento "en las materias básicas que respondan a las necesidades sociales pero sin descuidar otras asignaturas complementarias", al mismo tiempo estimó necesario discutir más a fondo el financiamiento destinado a las becas estudiantiles que impidan "que el estudiante abandone la escuela para buscar trabajo, o bien por el grado de pobreza en que puede vivir".

Finalmente, todos los consultados remarcaron que, si bien la provincia avanzó "algo" en materia de infraestructura y presupuesto, hay instalaciones que deben ser refaccionadas para que las escuelas contengan a los jóvenes con todos los espacios que el alumno y maestro necesitan para el normal desarrollo de sus actividades.

Comentá la nota