Gremios anticipan conflictos si se congelan los salarios.

Aunque el ministro de Hacienda trató de bajar el tenor de sus declaraciones, los sindicatos hacen sus cuentas y se oponen a la medida extrema.
La crisis, el rojo financiero y la necesidad de endeudamiento llevaron al ministro de Hacienda, Adrián Cerroni, a adelantar que los salarios podrían seguir igual hasta el segundo semestre del año que viene.

Ayer antes de reunirse con empresarios, el funcionario evitó usar la palabra "congelamiento" para no provocar la reacción airada de los estatales, pero aclaró que, de acuerdo a la situación que se proyecta para los primeros meses de 2010, "será difícil o tan complicado como estos últimos cinco meses de 2009 otorgar aumentos salariales en tanto y en cuanto la economía siga tal cual se encuentra hasta ahora".

Más allá de las declaraciones y contra declaraciones del ministro, los gremios perciben que la actual situación puede llevar a ajustar el cinturón de los trabajadores ya que, dicen, "el hilo siempre se corta por lo más fino".

En este sentido, y de concretarse el anuncio, ya anticiparon que la batalla que librarán será dura y no piensan quedarse de brazos cruzados por lo que consideran una "injusticia". La justificación es que existen otros modos para paliar la crisis que pasan por insistir en el aumento de la recaudación, apuntar contra los grandes evasores y cobrar el dinero que la Nación adeuda a la Provincia.

Advertencias y análisis

"Si congelan salarios se van a poner a todo el sindicalismo en contra. Por un lado, condonan la deuda a las obras sociales; por el otro, siguen castigando a los trabajadores", lanzó Isabel Del Pópolo, secretaria general de la Asociación Mutual de Profesionales de la Salud (Ampros). La médica agregó que -de continuar con esa línea de ajuste- también tendrían que decretar un congelamiento de las tarifas de servicios públicos para los trabajadores del Estado.

Por su lado, Raquel Blas, titular de ATE, adelantó que si el Gobierno se mantiene con esa actitud, el conflicto será duro. De hecho, el próximo miércoles el gremio realizará un reclamo por la devolución del dinero que la Nación adeuda a la Provincia en concepto de coparticipación.

"Antes de las elecciones, los gobernadores anticiparon que iban a reaccionar pidiendo cambios en la coparticipación así como la devolución de lo que se adeuda pero nada de eso ha sucedido", recordó Blas quien calificó la posible medida como un "retroceso a 2001".

La necesidad de poner el acento en aumentar la recaudación -más allá de la crisis- es la principal propuesta de Víctor Dagfal -titular del Sindicato de Trabajadores del Estado Autoconvocados (Sitea)- quien dice que la evasión impositiva alcanza límites extraordinarios.

"Si intentan algo contra nuestro salario, sin duda vamos a ofrecer resistencia gremial y legal", anticipó Dagfal.

En general, la mayoría de los gremios tendrá que discutir salarios a principios del año que viene aunque ninguna paritaria está totalmente cerrada. Desde el SUTE, Eduardo Franchino adelantó que la discusión de sueldos surge de los docentes pero desestimó -con una visión económica- la posible acción del Ejecutivo.

"Cuando hay crisis, las medidas deben generar confianza con el objetivo de ampliar el consumo. Decir que van a congelar los sueldos sólo sirve para deprimir los ánimos y profundizar la crisis", opinó. El titular del sindicato docente coincidió con sus colegas en la necesidad de modificar impuestos y mejorar la masa coparticipable. "Decir que van a frenar los aumentos sirve para deprimir aún más la recaudación ya que se retrae el consumo", completó.

En líneas generales, los sindicatos no confían en la desmentida de Cerroni. En primer lugar, porque todos coinciden en que es más fácil castigar a los trabajadores que atacar medidas de fondo que podrían implicar enfrentamientos con los empresarios. Por otro lado, piden ser convocados para enterarse de las medidas que vienen así como para dar su punto de vista ante la crisis.

Además, la mayoría ha oído rumores de todo tipo con respecto a los salarios. El más benévolo sería el del congelamiento ya que también se ha hablado de pagar con bonos y hasta de descuentos de menos del 10% en las remuneraciones.

Comentá la nota