Gremio docente bonaerense reitera pedido de aumento salarial

El titular de la Unión de Docentes de la Provincia de Buenos Aires (UDOCBA), Miguel Díaz, afirmó que "la reactivación de la discusión salarial debe ser prioridad del gobierno bonaerense y no debe dilatarse más" porque "todos los meses, con los magros sueldos que se perciben y con la inflación, uno de cada diez docentes bonaerenses baja la línea de pobreza".

Luego de que el Gobierno Nacional consiguiera fijar el salario mínimo vital y móvil en 1.500 pesos mensuales, es decir otorgando un 21% de aumento progreso a concretarse totalmente el año que viene, Díaz, secretario general de UDOCBA, destacó en un comunicado que "En la actualidad un 30% de nuestros compañeros ya se encuentran en esa situación de pobreza y que, dentro de poco, más del ochenta por ciento se encontrará percibiendo haberes por debajo del salario mínimo vital y móvil".

"Si los índices inflacionarios reales de los últimos meses", añadió el dirigente del gremio adherido a CGT, "ya son suficiente fundamento para reabrir la agenda salarial en paritarias, el último aumento de tarifas en los servicios públicos de gas y luz motivan una mayor urgencia de actualización, porque son los trabajadores quienes en mayor medida sufrieron esas consecuencias en sus bolsillos".

Díaz reveló que "los estudios de distintas entidades de defensa de usuarios y consumidores dieron cuenta que fue en el universo de los asalariados con menos de dos mil pesos de sueldo mensual quienes más sufrieron el fuerte deterioro de su poder adquisitivo, con incrementos en las tarifas de hasta el trescientos por ciento respecto de igual período del año pasado".

Al respecto el dirigente del UDOCA, gremio que no forma parte del Frente Gremial pero sí participa de las paritarias salariales, concluyó: "ante ese cuadro de situación hubo en un sólo mes una depreciación real de más del 10% del poder adquisitivo en los docentes".

Comentá la nota