El gremio bancario denuncia despidos

La Asociación Bancaria se movilizará hoy en todo el país. Asegura que ya hubo 250 cesantías. La versión empresaria difiere.
Escrache. Empleados de la filial mendocina se quejaron de los despidos por medio de pintadas.

Retiros voluntarios y despidos en el sector bancario alarmaron a empleados de las entidades y a representantes gremiales de La Bancaria, que se movilizarán hoy, en todo el país, “en protesta de despidos encubiertos” causados por la crisis financiera global. En la vereda de enfrente están los directivos de los bancos denunciados “por recortar personal”, quienes justificaron un total de 250 desvinculaciones debido a “procesos de reestructuración corporativa”. Santander Río, Standard Bank y el Ciudad ya tienen menos gente, mientras que se prevén suspensiones en el Macro, del empresario Jorge Brito, la semana que viene.

En un clima enrarecido, fuentes gremiales acusaron al Banco Santander Río, al Macro, al Galicia, al HSBC, al Standard Bank, al Ciudad e incluso al Citi de “estar suspendiendo y despidiendo gente por los avatares de la crisis financiera”, mientras que los voceros de las compañías dijeron lo contrario.

Eduardo Berrozpe, secretario de prensa de la Asociación Bancaria, le dijo a Crítica de la Argentina que desde el gremio rechazan los despidos encubiertos de bancos privados, extranjeros y algunos nacionales. “Es una medida vergonzosa que no tiene razón de ser. Una medida egoísta que en todos los casos está destinada a reemplazar personal más antiguo por nuevo. Sucedió en el Santander, en el HSBC y en el Standard Bank, pero también hay privados locales que lo hacen”, disparó el dirigente.

El presidente del sindicato nacional del sector bancario (La Bancaria), Juan José Zanola, reclamó al Gobierno “una estricta supervisión y diseño del sistema financiero” en el marco de la crisis mundial.

Consultado por este tema, Juan Pablo Franco, director de comunicaciones del Santander Río, aclaró que “no hubo despidos o suspensiones debido a la crisis”, aunque admitió que “hace tres meses se abrieron retiros voluntarios de carácter consensuado mediante el que se fueron 200 empleados de los 6.400 que tiene el banco en total”.

Según Franco, la empresa tomó esa medida por dos razones: “En algunas áreas, en las que se llegó a estructuras redundantes, se busca lograr sinergias; y hubo que reducir la fuerza de ventas por las evidentes condiciones del mercado local”. Sin embargo, un matutino de Mendoza publicó en su edición del miércoles pasado que en la sucursal de Montevideo y San Martín de ese banco se congregó una multitud de manifestantes por el despido de 12 empleados. Hubo pintadas y escraches a los ejecutivos locales.

Voceros de otras entidades privadas, como el Santander, el HSBC y el Galicia, desmintieron a este diario las versiones gremiales.

“No existe un plan de desvinculaciones y/o suspensiones de la empresa por la crisis, sólo se despidieron a algunos gerentes para reducir la estructura, pero no creo que eso sea lo que están reclamando los muchachos del gremio”, admitió una fuente vinculada al Standard Bank que prefirió hablar off the record.

En el Banco de la Ciudad de Buenos Aires, la historia es otra. “El jueves el directorio tomó la decisión de concretar algunas cesantías en una primera etapa. Tenemos miedo de que esta medida llegue de forma encubierta, por eso vamos al paro el viernes en todas las sucursales”, contó un delegado gremial de la comisión interna de la entidad porteña.

Para ayer estaba prevista una reunión de distintos representantes del sector bancario con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, para tratar este tema. Al cierre de esta edición, voceros del ministerio hablaban de una postergación hasta hoy o mañana.

Comentá la nota