El gremio amenazó con no hacer horas extras.

Inició una medida de fuerza contra la Corte.
El gremio de los empleados de la Justicia esbozó ayer su primera medida de fuerza del año en los tribunales electorales. En reclamo de un aumento salarial inició un "quite de colaboraciones". Es decir, convocó a los empleados a no hacer más horas extras.

La protesta era contra la Corte Suprema. El sindicato la acusó de haberse negado a otorgar un incremento acordado un mes antes entre el gremio y el Ministerio del Interior para elevar la retribución por el trabajo fuera de hora.

La medida duró unos pocos minutos. Según informó a LA NACION el secretario general del sindicato, Julio Piumato, comenzó ayer a las 13.30 en varios tribunales del país y se levantó casi de inmediato, cuando la Corte anunció que el incremento había sido aprobado horas antes.

En el máximo tribunal el "quite de colaboraciones" cayó muy mal. "Está claro que Piumato quiere quedarse con el manejo de las horas extras", expresó un funcionario a LA NACION.

"Estábamos pidiendo algo muy razonable -dijo el secretario del gremio-. Hasta contábamos con el apoyo de la Cámara Electoral. Además, la Corte estaba advertida. La semana pasada entramos en estado de alerta y anunciamos que si no teníamos respuesta, parábamos." El reclamo consistía en elevar la paga por cada hora extra en los tribunales electorales a 25 o 28 pesos, según el rango de los empleados. Esto es un 40% más de lo que se pagó en 2007.

Comentá la nota