El gremio ahora cuestiona a la Intervención de YCRT

A través del secretario general de la seccional Río Turbio, ATE informó de gestiones ante Fabricaciones Militares. "Se ve inacción de la empresa", dicen. El gremio también cuestionó compras mal realizadas, controles internos al personal y falta de diálogo, en lo que resume un severo cambio de actitud en la relación gremio empresa.
Luego de realizar gestiones en Buenos Aires, el secretario general de la seccional de ATE Río Turbio desfiló por distintos medios locales para cuestionar a la Intervención de YCRT, en orden al retraso de la provisión de arcos por parte de Fabricaciones Militares y además por decisiones internas como el control de alcoholemia que realiza la Gendarmería al personal, entre otras fuertes apreciaciones.

Mario Castillo describió, al regresar de su viaje, una de las reuniones donde estuvieron presentes el Interventor de FM, Arturo Puricelli, el diputado Edgardo Depetris y el coordinador general de YCRT, mencionando que "hay una demora con el material para arcos de galerías, principal y secundaria, que nos iba a proveer Fabricaciones Militares. Buscamos agilizar este tema, porque sucedía un poco de inacción de la empresa (YCRT) y quedamos con un programa de trabajo", dijo, al referirse a una próxima reunión para esta semana y a la posibilidad de que una comisión gremial viaje a Río Tercero (Córdoba) y a Jujuy, sede de los lugares de trabajo de Fabricaciones Militares y Altos Hornos Zapla, respectivamente.

El gremialista considera que las acciones que llevan adelante son una "colaboración" del sindicato, ya que toman como prioridad la planificación de inversiones que hizo el Ingeniero Angel Garabello, interventor de YCRT. Pero, a siete meses de conducir a la empresa carbonífera, ATE manifiesta que "vemos que se está demorando y algo hay que hacer. No podemos quedarnos de brazos cruzados, porque acá los interventores pasan y somos nosotros los que quedamos" e indicó que hay varias audiencias pedidas para tratar el tema de inversiones, ante distintos estamentos nacionales y provinciales.

Castillo denunció que en el yacimiento se hicieron "malas compras" y citó como ejemplo la rozadora que está en el frente largo 72, "que no es para explotación de carbón" y se justificó, ya que las compras son anteriores a la gestión actual, respaldándose en denuncias anteriores que hizo el gremio ante otras autoridades de la empresa.

Cambio de actitud

El interrogante que surge, luego de apreciar las declaraciones del titular de ATE Río Turbio, es qué ha pasado en el transcurso de este último viaje, ya que desde este medio se lo entrevistó antes de partir y su tono era otro hacia la empresa, a lo cual Castillo respondió que "habría que preguntárselo al interventor" y agregó que "cae muy mal que no reciba a la comisión directiva, cuando nosotros lo necesitamos" y citó planteos hechos por el gremio sin resolver, como el cuestionamiento de los trabajadores del sector de Transporte a la supervisión y tareas riesgosas que se hacen en el sector de Preparación, "este Interventor no quiere discutir con nadie", acusó Castillo y añadió respecto a la conducción, que "en este momento tenemos rota la cadena de mandos" y no es un problema de la gente.

Alcoholemia

El gremialista se sintió molesto por los controles de alcoholemia al personal que desde hace poco tiempo a esta parte viene realizando la Gendarmería, encargada de la seguridad patrimonial de la empresa.

"Están tomando actitudes que son repudiables y no le corresponden, y hay sectores de la empresa que lo pueden hacer, como Seguridad", dijo sobre el tema, reclamando que sí hay trabajadores que padecen adicciones y que Gendarmería "está para controlar y vigilar que nadie se robe nada, pero hasta eso tampoco lo cumplen".

Negación

Son varios los rumores que señalan que la repentina virulencia del gremio hacia la conducción de la empresa estaría relacionada a la posibilidad que pudiera desembarcar allí el actual diputado nacional Edgardo Depetris, hecho que fue negado por Castillo. "No es el tema, aunque si viniera estaría bien, se habla mucho, pero el problema actual es que no se quieren resolver las cosas que nosotros planteamos", reiteró.

Comentá la nota