Greenpeace no olvida a los bosques y castigó a Massa por demorar la ley

La ONG cerró su año de protestas -en las que incluyó a Macri velando al proyecto Basura Cero- con el jefe de Gabinete lavándose las manos ante la deforestación. Cómo planean las campañas. De dónde sale el dinero.
Activistas de Greenpeace se plantaron el martes frente a la Casa Rosada con un mensaje claro y contundente: "Massa: Basta de lavarse las manos. ¡Reglamentación de la Ley de Bosques Ya!". Como es su costumbre, la organización recurrió a una imagen para generar impacto; en este caso, dos voluntarios disfrazados de romanos acompañaban a otro que caracterizaba al jefe de Gabinete y se lavaba las manos como Poncio Pilato.

La Ley de Bosques -que establece que las provincias no pueden emitir nuevos permisos de desmonte hasta tanto no realicen un Ordenamiento Territorial de sus zonas boscosas- fue aprobada hace un año por el Senado, pero todavía no se firmó el decreto que la reglamente.

Con esta acción, Greenpeace despidió un 2008 en el que, entre otras cosas, mostró a Mauricio Macri velando a la Ley de Basura Cero y demostró, a través de internet, el no "juego limpio" del jefe de Gobierno porteño. ¿Cómo se piensan las campañas? ¿Cuánto cuestan? ¿De dónde sale el dinero?

DETRÁS DE LAS PROTESTAS. Greenpeace llegó a la Argentina (Greenpeace Cono Sur, también con jurisdicción en Uruguay y Paraguay) en 1987 y hoy tiene alrededor de 73.000 socios que aportan todos los meses, a través de sus tarjetas de créditos, una contribución económica a la causa.

"Ese dinero es el que sostiene todo, la compra de papel, los gastos en llamadas, las acciones, los sueldos, el trabajo que se ve y también el que no", explicó a Criticadigital Martín Prieto, director ejecutivo y máxima autoridad local de la organización.

- ¿Cómo se lleva a cabo una acción como la de Sergio Massa?

- Para la de Massa contamos con un equipo de voluntarios que trabajó en la fabricación de las piezas que forman parte de la foto, que obtuvieron los disfraces de romanos y se encargaron del maquillaje de quien interpretó al jefe de Gabinete. Esos voluntarios son seleccionados por su compromiso con Greenpeace y sus habilidades profesionales.

- ¿Greenpeace los busca o se acercan ellos mismos?

- Nuestra búsqueda es pasiva, a través de internet o con nuestros números telefónicos. Además de Buenos Aires, hay grupos de voluntarios en Rosario, Córdoba, Mar del Plata y Neuquén, que trabajan y organizan protestas locales. La vez de la torta a Massa (la semana pasada) por el año sin reglamentación de la Ley de Bosques, se hizo en simultáneo en todas las ciudades la misma acción con el mismo comunicado.

- ¿Cómo evalúan el éxito de una campaña?

- Tenemos una alta taza de éxito en las campañas porque nos planteamos objetivos que son conseguibles. Hacemos una prolija evaluación del orden de fuerzas, vemos en qué causas podemos tener una incidencia positiva y sólo intervenimos en esas.

- ¿Cuál fue la más exitosa de todas?

- La de protección por el bosque nativo. Después de muchos años de trabajar mostrando el nivel de destrucción, cuando estaba el proyecto trabado en el Senado salimos a buscar por internet y en la calle un millón de votos por la Ley de Bosques: obtuvimos un millón y medio, un número récord de participaciones ciudadanas en política en la Argentina y en el mundo si se mide el porcentaje por sobre la población.

- ¿Es la misma ley por la cual tuvieron que manifestarse ayer?

- Sí, en noviembre de 2007 terminó siendo aprobada por unanimidad cuando muchos senadores pensaban votar en contra. Los votos de la gente lograron revertir la resistencia de los legisladores. Fue un número irresistible, imposible de ignorar.

- ¿Cuál fue la campaña más costosa económicamente?

- No tengo los números en la cabeza, pero las que se hacen en el interior son las más caras, porque suponen un frecuente traslado de voluntarios. Las de Salta, contra el desmonte, fueron las más costosas. Estuvimos frenando topadoras durante diez años y para eso tuvimos que comprar las motos, mantenerlas, pagar el combustible, entrenar a los voluntarios para manejarlas; eso sumado al gasto de traslados, alojamientos, llamadas interurbanas.

LOS NÚMEROS DE GREENPEACE.

* De 20.000 socios en 2004, pasó a los 73.000 en la actualidad, con un promedio de 10.000 asociados por año en ese lapso.

* El promedio de donación por socio es de $15 y la donación máxima mensual realizada es de $160.

* En 2005 recaudó $3.100.000, en 2006 $4.200.000, en 2007 $5.700.000 y en 2008 $8.385.000. Todos los fondos son depositados en los bancos Santander Río y Citibank.

* La oficina argentina cuenta con 40 empleados. Sus sueldos oscilan entre los $1.500 y el salario máximo del director Ejecutivo, que cobra $10.000 netos por mes.

* El edificio de Greenpeace en Buenos Aires costó $538.000, de los cuales $410.000 fueron costeados con fondos propios de la ONG provenientes del aporte de sus socios en 2004 y 2005. Otros $110.000 fueron en donaciones materiales y el resto por los fondos recaudados en una subasta de 250 cuadros de artistas plásticos que cedieron sus obras.

Comentá la nota