Greenpeace desestimó las acusaciones del gobernador de Santa Cruz

Greenpeace desestimó las acusaciones de Peralta y otros sectores políticos y recordó que nunca se le exigió a Isolux Corsán un nuevo Estudio de Impacto Ambiental que respondiera a los 50 puntos señalados por la Comisión Evaluadora.

Greenpeace desestimó las acusaciones realizadas por el gobernador Daniel Peralta y otros dirigentes políticos y funcionarios. La organización ambientalista responsabilizó además al gobernador de Santa Cruz por haber permitido que la empresa española Isolux Corsán comenzara las obras sin haber respondido debidamente los cuestionamientos realizados al Estudio de Impacto Ambiental hechos por la Comisión Evaluadora en el 2008.

Días atrás el gobernador Daniel Peralta, los miembros de los concejos deliberantes de Río Turbio y 28 de Noviembre y el intendente de Río Turbio negaron a Greenpeace toda posibilidad de cuestionar la construcción de la usina de Río Turbio por no haber asistido a la Audiencia Pública realizada el 24 de septiembre de 2008. "A esta primera acusación del gobernador, respondimos con una carta que hicimos pública el 30 de octubre pasado" explicó Juan Carlos Villalonga, director de Campañas de Greenpeace Argentina.

"Por empezar, es muy difícil estar en todos los frentes al mismo tiempo cuando tenemos un gobierno nacional que está generando conflictos ambientales en todo momento y en cada región de la Argentina. En el mes de septiembre 2008, nos encontrábamos luchando prioritariamente contra la demora del Gobierno Nacional para reglamentar la Ley de Bosques que se encontraba paralizada por Sergio Massa, el entonces Jefe de Gabinete de Ministros", agregó.

Ante la misma crítica repetida por otros funcionarios de la provincia, la organización señaló que es contradictorio que se destaque de manera tan ferviente el deseo de haber escuchado voces críticas en esa Audiencia cuando ni siquiera se le exigió a la empresa española Isolux Corsan una respuesta formal al Dictamen Técnico emitido por la Comisión Evaluadora días antes de esa misma Audiencia.

"El Dictamen Técnico señaló 50 puntos que debían ser completados y/o revisados por la empresa, sin embargo, las obras comenzaron sin esa respuesta, lo que podría hacer suponer que el gobierno provincial en ese momento llevaría adelante la obra sin importar los resultados de la Audiencia. Si no le dan importancia al Estudio de Impacto Ambiental no podemos ser tan ingenuos de pensar que darían importancia a las posturas críticas en una Audiencia Pública no vinculante", agregó Villalonga.

Además, Greenpeace señaló que existe una confusión en muchos dirigentes políticos cuando se habla de la Usina de Río Turbio. "Esta es una obra de carácter nacional, con implicancias nacionales, realizada con fondos millonarios del Estado Nacional y por lo tanto es perfectamente legítimo que sea materia opinable para cualquier argentino. De ningún modo se trata de una obra de carácter local, como se la quiere mostrar, más allá de que el Concejo Deliberante de Río Turbio considere que el resto de los ciudadanos ya perdimos nuestra "oportunidad" de opinar", finalizó Villalonga.

Comentá la nota