Grecia vivió una jornada de calma tras una semana de incidentes

Después de una semana de manifestaciones y disturbios por la muerte de Alexis Grigoropulos, de 15 años, baleado por un policía, la capital griega vivió un domingo en calma, en la víspera de una concentración frente a la sede de policía.
En la tarde los estudiantes de liceos y universidades se reunieron en sus escuelas y facultades para decidir sus próximas acciones.

Al anochecer centenares de habitantes del barrio de Exarchia se reunieron en torno al lugar donde fue baleado Grigoropoulos el 6 de diciembre, portando flores y velas para rendir homenaje al adolescente.

En Tesalónica (norte), la segunda ciudad de Grecia, un centenar de jóvenes, en bicicletas y motos, distribuyeron panfletos en los que cuestionan las acciones de la policía, durante una manifestación que terminó sin incidentes.

Un comité de coordinación de los estudiantes de secundaria anunció en Atenas la convocatoria de nuevas manifestaciones para el lunes frente a la dirección general de la policía y otra para el jueves de todos los sectores de la enseñanza frente al Parlamento.

La calma del domingo contrastó con los enfrentamientos que se vivieron el sábado y que culminaron en la madrugada, luego de que jóvenes encapuchados lanzaran cócteles molotov contra una comisaria del barrio de Exarchia.

La policía respondió con gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes que permanecieron en las calles cercanas a la comisaría.

Los disturbios se prolongaron hasta las 02H30 de la madrugada (00H30 GMT) cerca de una escuela politécnica ocupada desde el pasado sábado.

Repitiendo las escenas casi diarias desde el 6 de diciembre, los jóvenes lanzaron cócteles molotov, incendiaron contenedores de basura y levantaron pequeñas barricadas, desarmadas rápidamente por la policía.

También fueron atacados con cócteles molotov dos sucursales del Banco Nacional de Grecia (BNG), una agencia de Eurobank y una oficina del ministerio de Medio Ambiente y de Obras Públicas, en el barrio de Patission. Dos coches de lujo fueron incendiados.

Lo mismo hicieron contra una sucursal del banco griego Eurobank, en el barrio de Panormu, provocando daños en la entrada y en el cajero automático.

La policía entregó un balance de 86 detenidos durante los incidentes del sábado.

Según un sondeo publicado este domingo por el periódico griego Kathimérini, un 60% de los consultados cree que Grecia está viviendo "un levantamiento popular" y un 69% estima que el gobierno del conservador Costas Caramanlis no ha sabido manejar la crisis.

El viernes, el primer ministro griego Caramanlis descartó dimitir o convocar elecciones anticipadas.

Pese a la crisis, que ha debilitado a su gobierno, Caramanlis tiene previsto viajar el lunes a Chipre, para asistir al funeral del ex presidente chipriota Tassos Papadopulos, fallecido el viernes de cáncer.

Comentá la nota