Grecia promete medidas para frenar su feroz crisis financiera

Busca recuperar la confianza en los mercados, debido a la baja de su calificación.
El gobierno de Grecia se lanzó ayer a una carrera contrarreloj para restablecer la confianza en los mercados internacionales, luego de que dos agencias de calificación pusieron bajo vigilancia su capacidad de cumplir con sus compromisos financieros y encendieron las alarmas en toda la zona euro.

Dos semanas después del sacudón financiero mundial que causó Dubai, uno de los Emiratos Arabes Unidos, al anunciar que su empresa portuaria de cabecera, Dubai World, no podría pagar su deuda de 60.000 millones de dólares, las miradas se fijaron desde el martes en Grecia y causaron ayer nuevas caídas en los mercados.

"O acabamos con la deuda, o la deuda acabará con nosotros", reconoció ayer el primer ministro griego, el socialista Giorgios Papandreu, durante una reunión del Consejo de Ministros transmitida por la TV nacional, mientras sus socios europeos le piden la adopción urgente de un plan estricto para mejorar la explosiva situación de sus cuentas.

"El callejón sin salida fiscal de Grecia amenaza a nuestra soberanía nacional por primera vez desde 1974 (cuando se restauró la democracia en Grecia tras siete años de Junta militar)", agregó.

El titular de Economía, Giorgios Papaconstatinou, prometió "hacer todo lo posible para recuperar la confianza con medidas determinadas para reducir el déficit y controlar la deuda pública que alcanza el 113% del Producto Bruto Interno". El ministro dijo que para este año prevé un déficit del 12% del PBI, pero aseguró que Grecia no será "la próxima Islandia o Dubai".

La situación de Grecia ha empeorado en forma dramática tras la crisis de Dubai, que anunció el 25 de noviembre un pedido de moratoria para el pago de una deuda de su principal constructora pública.

La agencia de calificación Fitch colocó ayer bajo vigilancia negativa las transacciones financieras estructuradas de Grecia, que llegan a 9.700 millones de euros (unos 14.300 millones de dólares).

El martes, Fitch había rebajado la nota de deuda a largo plazo de Grecia, de "A-" a "BBB", su nivel más bajo en una década, por la "preocupación" sobre las finanzas públicas del país y la "inquietud" sobre la reactivación económica.

También la agencia Standard and Poor's anunció el lunes que ponía bajo vigilancia, con perspectiva negativa, la nota de crédito a largo plazo de Grecia -que rebajó de "A" a "A-"- a raíz de los temores sobre su capacidad de reducir en forma duradera su déficit presupuestario y su deuda pública.

Los problemas financieros en Grecia y Dubai amenazan con contagiar a otros países, como España y Rusia. La explosión de déficits y deudas públicas preocupa también a Irlanda y Gran Bretaña. Así, las principales bolsas europeas cayeron por tercer día consecutivo. París perdió 0,74%, Londres 0,37%, Frankfurt 0,72% y Madrid 2,27%, tras la decisión de Standard and Poor's de rebajar la perspectiva de España de "estable" a "negativa". Atenas cayó 3,36%, tras un desplome del 6,04% el martes.

Comentá la nota