Gray, otro intendente del Conurbano que se acerca a De Narváez

El intendente de Esteban Echeverría viene negociando con Gustavo Ferri, mano derecha del empresario, el ingreso de Pulicino como secretario de Gobierno. Una maniobra que se suma a los acuerdos alcanzados en Almirante Brown y Avellaneda. Según fuentes allegadas a Gray, la única duda es cuándo concretar el cambio: si a fin de este año o en marzo del próximo.
Fuentes del peronismo de Esteban Echeverría dieron por segura la incorporación de Néstor Pulicino como nuevo secretario de Gobierno del intendente Fernando Gray, quien aún no habría resuelto el momento más oportuno para realizar el anuncio ya que fluctúa entre efectivizarlo antes de fin de este año o posponerlo para marzo del próximo.

Esta alternativa está atada al desplazamiento de ese cargo de Alberto Auruccio, que cumplió funciones similares hasta diciembre del 2007 en la municipalidad de Almirante Brown pero bajo el mandato de Manuel Rodríguez. Gray procuraría no romper lanzas con este abogado de Adrogué de buenos vínculos con los tribunales de Lomas de Zamora, en vista de otra meta que anhela concretar en el 2010: la inauguración de un polo judicial en Esteban Echeverría.

La llegada de un hombre vinculado a Francisco De Narváez a un gobierno de tinte kirchnerista, permite inferir que no se trata del fruto de una mera coincidencia pues este caso se suma al del actual jefe del Municipio de Brown, Darío Giustozzi, y al del hombre fuerte de Avellaneda y ministro de Desarrollo Social bonaerense, Cacho Álvarez, que alcanzaron acuerdos con ediles de la misma extracción para poder conservar la presidencia del Concejo Deliberante en sus distritos.

Gray viene analizando la incorporación de Pulicino, que cumplió funciones similares durante la gestión del ex caudillo duhaldista Luis Obarrio, con el diputado provincial Gustavo Ferri, designado por de Narváez como capitoste de la mesa chica de su sector en la Tercera Sección Electoral. No es el único respaldo que recoge Pulicino, según fuentes vinculadas al peronismo de Echeverría.

Julio Rubén Ledesma, miembro de la conducción del sindicato de Mercantiles que comanda Armando Cavalieri y jefe del bloque neokirchnerista Corriente Peronista Federal en la Cámara de Diputados de la Nación, ofrecería cobertura oficialista a Pulicino si no fuese suficiente el respaldo de los dirigentes vinculados a De Narváez.

Garante de ese respaldo es el también ex concejal del bloque Unión Celeste y Blanco, Rubén Temi, históricamente ligado a Ledesma quien lo designó hace pocos días como secretario parlamentario de su bancada.

Como se adelantó en forma exclusiva desde esta columna a comienzos de noviembre, Gray tenía en mente un recambio en el área de Gobierno no tanto por su disconformidad con la gestión de Auruccio, sino por la necesidad de dotarla de un color local que no puede proporcionarle este abogado de Adrogué ligado políticamente a Obarrio, del que tomó distancia el Intendente luego que una alianza súbita entre sectores del peronismo disidente y el viejo vecinalísimo de Groppi obtuviese la presidencia del Consejo Escolar.

Gray mantiene en la actualidad una buena relación con el gobierno nacional a través de su ex jefa en el ministerio de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, y otro tanto ocurre todavía con el sector del peronismo que lo hizo debutar en las grandes ligas cuando abandonó su militancia ucedeísta para incorporarse a un partido de mayorías.: el matrimonio Duhalde.

De allí su vínculo amistoso con el yerno de esa pareja, Gustavo Ferri, hombre de De Narváez en la articulación de políticas territoriales en el Conurbano.

No es el único vínculo amistoso con el oficialismo: Gray también tiene un vínculo estrecho con el gobernador Daniel Scioli y está al tanto de sus planes para lanzarse a la carrera presidencial por el kirchnerismo si, como aseguran algunas versiones, Néstor Kirchner y su esposa, la actual presidente Crisitna Fernández, deciden hacer público que desisten de postularse frente a los rechazos incontrastables que arrojan los sondeos frente a esa posibilidad.

La llegada de Pulicino a la administración municipal permitiría a Gray mantener canales abiertos que le permitan capear el temporal electoral que podría cernirse para los que insistan en mostrarse como defensores de las políticas que lleva adelante el gobierno nacional.

Según las fuentes consultadas, las dudas de Gray se centrarían en la forma adecuada de concretar esta maniobra política de corte electoral sin desairar por ello a Auruccio que le habría prestado buenos servicios al frente del área de Gobierno y se habría exhibido como un puente de tránsito ágil para vincularlo con el Poder Judicial de Lomas de Zamora. Algo que los dirigentes con responsabilidades institucionales no suelen despreciar.

La gestión de Auruccio podrá también ser recordada por su brevedad pues no habrá llegado al año de gestión cuando se materialice su salida para facilitar el ingreso de Pulicino que, de forma paradójica, podría significar la continuidad de Ángel Camilieri en la secretaría de Obras Públicas, puesta en duda ahora por el enfriamiento de relaciones entre Gray y Obarrio, de quien es aliado este funcionario.

Comentá la nota