Graves perjuicios al sector arrocero y forestal

Un informe que produjo la Federación Económica de Entre Ríos (FEDER) a partir de un relevamiento entre sus asociados muestra precisamente ese panorama: en el comercio y servicios se da una cancelación de horas extra, adelanto de vacaciones, suspensiones y, en algunos casos, comienzan a verificarse despidos; el mismo escenario se observa en la industria.
El último relevamiento de la Encuesta de Indicadores Laborales, que elabora la Dirección de Estadística y Censos de Entre Ríos, mostró el estancamiento en la generación de empleo, según datos del Gran Paraná: durante el segundo trimestre de 2008, el empleo privado formal creció 0,80 % comparado con el trimestre anterior y 3,50 % respecto del segundo trimestre de 2007, de acuerdo a datos oficiales. La industria aumentó 0,5 %; la construcción, cayó un 2 %; y en el sector de comercio y servicios, aumentó 1,2 %.

La Unión Industrial de Entre Ríos (UIER) advirtió que, si la crisis no encuentra un cauce, traerá aparejada implicancias en el mantenimiento de los puestos de trabajo del sector. Los industriales entrerrianos subrayan de igual modo que “agotarán todas las instancias posibles para no despedir personal. La suspensión de las horas extras y el adelanto de vacaciones han sido las primeras medidas que se reiteran en fábricas de diferentes sectores».

Entre los más afectados, el ranking lo encabeza el sector arrocero, que ha padecido un fuerte cimbronazo, con industrias que han mermado sus exportaciones e inclusive de paralización total. En el sector forestal, la actividad está severamente afectada, ya que todos los eslabones de la cadena se encuentran comprometidos.

También la industria del mueble está inmersa en una crisis que genera preocupación dado que se trata de una actividad trabajo-intensiva. La caída de la demanda se acerca al 40 % y, al desconocerse su duración, se ha generado un clima de incertidumbre. La crisis mundial provocaría el cierre de mercados y se teme desde el sector por un avance desproporcionado de productos importados. El resto de los sectores enfrenta un período de zozobra no muy distinto, ya que, según la entidad, tras la crisis las industrias regionales enfrentan caída de la demanda interna y externa, y de prolongarse, prevén, “las consecuencias sociales serán inevitables”.

Comentá la nota