Graves pérdidas por la sequía en Saladillo

Las explotaciones afectadas en el partido de Saladillo rondan aproximadamente las 1.226. De ese total, 490 se vieron perjudicadas en un 50% y el resto (736) en un 80%.

La crisis originada por la sequía llevó a muchos municipios bonaerenses, incluido Saladillo, a solicitar la emergencia y/o desastre agropecuario a la Provincia de Buenos Aires.

Al parecer, en los próximos días la Comisión Provincial de Emergencia, en base a los datos aportados por el Municipio, decretaría la medida para implementar políticas que beneficien a los productores afectados.

De acuerdo a un informe presentado por la Oficina OIT Saladillo del INTA, Estación Experimental Cuenca del Salado, el daño ocasionado por la seca en los cultivos es considerable.

Las pérdidas estimadas a principios del mes de enero se podían calcular, según la afectación de los cultivos y su incidencia económica, dentro de lo siguiente:

Trigo: sobre 12.000 has sembradas, una pérdida de 14.000/15.000 tn por un monto de 5.750.000 pesos.

Maíz: Sobre 30.000 has, una pérdida de 120.000 tn por un monto de 36.000.000 de pesos.

Soja de 1ra: Sobre 50.000 has, una pérdida de 40.000 tn por un monto de 32.000.000 de pesos.

Soja de 2da: Sobre 15.000 has, una pérdida de 9.000 tn por un monto de 7.200.000 pesos.

Estos importes se elevan significativamente, debido a la persistencia de la seca en enero.

Establecimientos afectados

Las explotaciones afectadas en el partido de Saladillo rondan aproximadamente las 1.226. De ese total, 490 se vieron perjudicadas en un 50% y el resto (736) en un 80%.

En total, se cultivaron en Saladillo 114.000 has. El trigo (20.000 has sembradas) se vio afectado en un 90%, al igual que el maíz (25.000 has) y la soja de 1ra (50.000 has). La soja de 2da (15.000 has) en un 80% y el girasol (4000 has) en un 50%.

Evolución de la situación climática

De acuerdo a la información local disponible desde 1955 a la fecha, durante el año 2008 la sumatoria de las precipitaciones está entre las más bajas. De todos modos, hay años con registros inferiores (1954-1962).

El problema hídrico se agrava mucho ante las muy pocas lluvias que se registran desde mitad del invierno y durante toda la primavera. Aunque con variaciones territoriales, la sumatoria de precipitaciones para el trimestre octubre/diciembre es de 135 mm, mientras que el promedio desde el año 1954 es de 275 mm.

Esta situación se profundiza ante las nulas precipitaciones del mes de enero.

Con respecto a las temperaturas, registros por encima de los promedios históricos favorecieron el proceso de evapotranspiración y un uso más rápido del agua útil retenida en los suelos.

En coincidencia con lo ocurrido en 2007, hubo ocurrencia de heladas tardías el 16 de noviembre. La gravedad de este fenómeno está dado por su carácter masivo, ya que abarcó gran parte de la provincia de Buenos Aires, y sucede en una fecha muy posterior a la fecha promedio de última helada, en momento de avanzado estado de desarrollo de los cultivos estivales.

Cosecha fina

Trigo y cebada. El desarrollo de fin de invierno y comienzos de primavera se puede considerar normal, dado que los requerimientos de los cultivos fueron satisfechos.

Avanzada la primavera, entrando en los momentos críticos de estos cultivos, la encañazón, floración, fructificación y llenado de granos se vio gravemente afectada por la escasez de agua.

La helada del 16 de noviembre encuentra a los granos en pleno proceso de llenado. Este se detiene en la mayoría de los casos.

Cosecha gruesa

Maíz: La humedad disponible era la suficiente para la implantación de los lotes tempranos. Al avanzar la estación el desarrollo comienzan a estar afectados por la falta de precipitaciones; al momento de ocurrencia de la helada, los daños fueron severos. Gran cantidad de lotes debieron ser resembrados por pérdidas totales y la recuperación de los demás fue pobre dada la situación hídrica.

Detenido el crecimiento de las plantas, y ante la no ocurrencia de precipitaciones, comenzaron a secarse las hojas basales. La floración se vio afectada por muerte de polen y aborto de flores disminuyendo la cantidad de granos por espiga. El llenado de granos fue muy gravemente afectado, dada la disminución de la capacidad fotosintética originada en el poco desarrollo de las plantas y la pérdida de hojas.

La continuidad del fenómeno durante el presente mes determinará el uso forrajero de muchos de los lotes.

Los maíces tardíos o de resiembra han tenido un crecimiento muy limitado, por lo que difícilmente sean lotes para cosecha.

Soja de 1ra: En ste caso se evidencia una pérdida importante en el stand de plantas por muerte de plántulas durante la implantación. Su crecimiento fue limitado por la seca.

Prácticamente no se observan lotes que hayan "cerrado el surco"; durante el proceso de floración, el aborto de las flores es casi total, lo que pese a todavía verse los cultivos verdes, están sin granos. Solamente la ocurrencia de precipitaciones de magnitud permitirán fructificar las próximas tandas de flores.

Soja de 2da: Muy pocos lotes se pudieron sembrar dada la falta de humedad en el suelo. En los que se sembraron, hay una importante disminución del stand de plantas y mortandad de plantas pequeñas. En general, los lotes están altamente comprometidos.

Comentá la nota