Graves denuncias de corrupción en la ciudad de San Lorenzo

El gobierno de Leonardo Raimundo es sospechado de graves hechos de corrupción. El Periódico Síntesis Digital de esta localidad publica una amplia lista de licitaciones dudosas que se produjeron y producen en la ciudad del sur provincial.
El gobierno de Leonardo Raimundo es sospechado de graves hechos de corrupción. El Periódico Síntesis Digital de esta localidad publica una amplia lista de sucesos dudosos con licitaciones que se produjeron y producen en la ciudad del sur provincial.

El intendente Leonardo Raimundo a 4 meses de cumplir la mitad de su período, no sólo enfrenta el desafío político de recuperar en las elecciones de renovación parcial del Concejo Municipal los más de cinco mil votos perdidos, sino que el peor obstáculo que debe sortear antes y después del 27 de septiembre próximo es la fuerte sospecha de corrupción en su gobierno.

Esta sospecha de corrupción está circulando de boca en boca en la sociedad sanlorencina a partir de hechos y actitudes en los que están involucrados funcionarios de su gobierno, quienes con el transcurso del tiempo han perdido el pudor y están embarcados en la loca carrera de hacer negociados.

José Luis Manzano, médico y Presidente del Bloque de Diputados Justicialistas de la Nación en los ‘90, sintetizó su función en el gobierno menemista con una frase histórica: ‘Robo para la Corona‘, que luego el periodista Horacio Verbitsky lo inmortalizara en su libro que llevó ese nombre.

Son varios los funcionarios y no funcionarios de Raimundo que sin pudor y con absoluta impunidad, sostienen la frase de Manzano.

Mientras avanza la investigación de la Justicia Penal solicitada por el Fiscal de San Lorenzo, por la contratación directa por 1 millón de dólares, a un empresario insolvente y sin estructura ni empresa que fuera del rubro de la recolección de residuos sólidos urbanos, aparece otro ‘negocio‘ de los socios del poder municipal, pero esta vez acompañado de un verdadero sello mafioso.

Síntesis había adelantado en ediciones pasadas una investigación sobre la licitación de semáforos, en la cual aparecía el mismo mecanismo de favorecer a los ‘socios del poder‘ en perjuicio de las arcas públicas y de los verdaderos empresarios.

Ciudad prohibida

Por el decreto nº 146 (19-03-09) Leonardo Raimundo llama a licitación pública nº 015/09 para la adquisición de semáforos para 3 cruces: Avda. San Martín y Bv. Oroño, Ruta Nº 11 y Feliciano Silva, y en Avda. San Martín y Suiza. El presupuesto oficial para esta licitación era de $ 130.000.

Un empresario de la provincia de Córdoba, Andrés Esber, que se dedica al rubro de semáforos recibe por correo electrónico una solicitud de precios y presupuestos por artículos que él fabrica. Como hay varias comunicaciones y no se concreta el negocio, comienza a investigar de dónde provenían los correos electrónicos. Descubre que provienen de Gualeguaychú (Entre Ríos). Este empresario ingresa en las páginas web de los municipios de Gualeguaychú y ciudades vecinas, buscando licitaciones de semáforos, pero no encuentra nada.

Consigue que los consultantes se comuniquen por teléfono y la característica 03476 desnuda que es la ciudad de San Lorenzo y no de una localidad de Entre Ríos. Ingresa a la página web de la Municipalidad de San Lorenzo y aparecen las licitaciones por los semáforos que describe el Decreto nº 146 y otra por 2 camiones y dos tanques, según recuerda el empresario.

Por Internet solicitó el envío de los pliegos para conocer los detalles y ver si era una licitación en la cual podía participar como oferente. El pliego le llamó la atención porque tenía muchos errores técnicos. Llamó al municipio sanlorencino y habló con quien luego conocería y hoy describe como una joven rubia y bonita. A esta funcionaria le explicó los errores técnicos que tenía el pliego de condiciones del llamado a licitación. El pliego solicitaba equipos específicos por lo cual estaban limitando las posibilidades de ofertas ya que le ponían nombre y apellido al llamado a licitación. Cuando le consultó qué ocurría si su empresa ofertaba semáforos de policarbonato, le respondieron con una ignorancia técnica llamativa.

Los pliegos, más los llamados raros y los correos de quienes le pedían precios y no concretaban el negocio desde la falsa dirección de Gualeguaychú, aconsejaban no participar de este llamado a licitación, sin embargo decidió hacerlo. Y se lo hizo saber a la Municipalidad de San Lorenzo.

La noche que salía de viaje de su ciudad para San Lorenzo, recibió un llamado telefónico de quien venía consultando precios y presupuestos. Pero, el llamado no era por los semáforos ni por los artículos que los acompañan y que él vende, sino que el llamado contenía un mensaje claro e intimidante: ‘No vengas a San Lorenzo ni participes de la licitación. Vas a tener problemas y la vas a pasar mal‘. Por si le quedaban dudas de la amenaza, su interlocutor le preguntó en qué vehículo se movilizaba.

A las 22 hs. salió de la ciudad capital de su provincia y eligió otro camino al habitual. A las 5 de la mañana llegó a una ciudad vecina al límite provincial, buscó un hotel y decidió descansar un rato. A media mañana emprendió viaje hacia San Lorenzo y llegó cuando se acercaba el mediodía. Se alojó en el Hotel Horizonte de nuestra ciudad, contempló la belleza del río y recordó la amenaza. Se sintió sólo y lejos de casa.

A la tarde se comunicaron quienes consultaban presupuesto y precios y le habían ‘aconsejado‘ no venir a San Lorenzo. Acordaron hablar en el Hotel Horizonte al anochecer, y cuando llegó la hora pactada, llegó quien él identifica como Matías Germano, a bordo de un automóvil Chevrolet Astra negro y un acompañante que se movilizaba en un Chevrolet Vectra negro y dijo llamarse ‘González‘: ‘Pedro González‘. El empresario los invita a pasar al lobby del hotel para charlar tranquilos pero, quien dice llamarse ‘González‘, un hombre gordo, desprolijo en su vestimenta, de unos 55 años y pelo entrecano, le descerrajó una orden: ‘No. Acá vamos hablar‘. La voz y los gestos eran amenazantes. De tal manera que el empresario atinó a colocarse bajo una luz y que ésta lo iluminara, porque tenía miedo mantenerse en la oscuridad. ‘González‘ le dijo que no se metiera en la licitación porque iba a tener problemas. Que el empresario era de otra provincia y que ellos eran de la ciudad. Y que ambos habían invertido plata en la campaña del intendente y que ya habían gastado .000 para ‘sacar‘ de la licitación a Tacuar. ‘Electromecánica Tacuar‘ es una importante empresa del rubro semáforos y es de la ciudad de Santa Fe.

‘González‘ era la voz cantante, mientras el joven Matías se veía nervioso y muy inquieto. ‘González‘ le recordó que ellos habían organizado los corsos para el intendente, y que tenía a la Subsecretaria de Hacienda y otros funcionarios con ellos (se trataría de Gisella Villalba, esposa del Juez de Faltas Gabriel Davobe, abogado de Germano y amigo de Andrés Sharretta).

El empresario temió por su vida. Sabía que estaba arriesgando su seguridad. ‘González‘ no dejaba ninguna duda que podía hacer cualquier cosa si participaba de la licitación.

La noche le aconsejó no participar de la licitación si bien había adquirido los pliegos licitatorios. Sin embargo, participó de la apertura de ofertas. Allí vio a Matías Germano, quien había ofertado $ 96.500, ganarle a Electromecánica Tacuar quien superó la oferta y se acercaba al presupuesto oficial.

Ni la gente de Tacuar ni el empresario amenazado conocían a Matías Germano como empresario del rubro. Es por ello que averiguó que Germano compró los cabezal en la empresa MTA de Bs. As. y los otros componentes en Microelectrónica de Olavarría (Pcia. de Bs. As.).

Al poco tiempo de esta historia digna de la ciudad de Chicago en el siglo pasado, hubo otra solicitud de provisión. En este caso la Municipalidad de San Lorenzo adquiría 6 cajas de controles para semáforos. Estas cajas, son tableros de 60x30x45 cm, metálicas y con llaves. En este caso hubo 3 propuestas, Germano, Tacuar y Esber. No hubo presentación de ofertas 48 hs. antes de la apertura de sobres, por lo cual nadie pudo saber qué ofertaban los otros. Los sobres se abrieron y Tacuar primero, ofertaba alrededor de $ 28.000. El 2do. sobre que se abrió fue la oferta de Germano que cotizaba $ 19.000. y por último, Esber que ofertaba $ 17.000. Ganó esta empresa de Villa Dolores, Córdoba, para sorpresa de los dueños de la ciudad prohibida.

Ciudad Gótica

En esta última convocatoria estuvo presente el empresario amenazado, quien confirmó que los dichos de quien decía llamarse ‘Pedro González‘ eran todos ciertos. En la Sala de Prensa de la Municipalidad de San Lorenzo, todos los funcionarios que pasaban lo saludaban efusivamente al tal ‘González‘. Este demostraba conocimiento de la gente y del lugar. Y que allí pesaba, como pesaba en la memoria del empresario las amenazas recibidas. Ahora se sospecha que el tal ‘González‘ es nada más y nada menos quien regentea desde hace tiempo el Club Sarmiento, el conocido Octavio "clavito" Germano.

Quien ganó la licitación de las 6 cajas de controles tuvo que esperar 2 meses para ser adjudicado. En una clara maniobra dilatoria que lo obligara a decir que como habían pasado 2 meses los precios habían cambiado y automáticamente, cambiaba la Municipalidad de San Lorenzo a la oferta de Germano. Sin embargo, el precio se mantuvo, el empresario entregó las 6 cajas de controles y hace 3 meses que no cobra ni un peso de los $ 17000. Dilatan el pago, ‘tiran la pelota‘ afuera para enseñarle que nunca más participe de una licitación en la ciudad prohibida, en donde gobierna Leonardo Raimundo y su pandilla. Y ya se la llama ciudad Gótica. No por Batman ni Robin, ni la Bati -Chica ni el Guasón, sino porque es la ciudad de la corrupción.

Fiesta de licitaciones y contratos

Por estos días se conocían otros casos de procesos licitatorios envueltos en escándalos de corrupción, en relación a pavimentación de calles y servicio de limpieza y barrido. En el primer caso pierden empresas como Semac, Obring o Sorja, y es ganada por personas que ni siquiera tienen maquinarias. Y en el otro caso, han sido otorgadas licitaciones de tres millones de pesos a personas que tienen condición grave frente a la Afip y cheques sin fondo y manifiestan también insolvencia para afrontar dichas licitaciones.

Comentá la nota