Grave riesgo en la industria de la maquinaria agrícola.

La industria de la maquinaria agrícola alertó sobre el riesgo que corren las fuentes de trabajo en ese sector debido a una caída del 90 por ciento en las ventas que sufrió en lo que va del año en comparación a igual período de 2008. El sector fue golpeado por el conflicto entre el Gobierno y el campo.
La industria de la maquinaria agrícola alertó sobre el riesgo que corren las fuentes de trabajo en ese sector debido a una caída del 90 por ciento en las ventas que sufrió en lo que va del año, en comparación igual período de 2008.

El director de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola Argentina (Cafma), Manuel Dorrego, advirtió que el sector tendrá que recurrir “inevitablemente” a procedimientos “que no son los más simpáticos” en relación al personal.

En declaraciones radiales, Dorrego dijo que las decisiones serán tomadas por los empresarios a pesar de las cláusulas de retención de personal impuestas por el Gobierno. El sector fue golpeado por el conflicto entre el Gobierno y el campo que llevó a los productores a prácticamente no comprar herramientas entre marzo y agosto de 2008. En ese sentido, Dorrego señaló que la situación es “sumamente preocupante” porque la maquinaria agrícola sufre directamente los efectos del malhumor del productor. “Por un lado, el productor rural está enojado y, por el otro, ve que su explotación ha dejado de ser lo redituable que era antes y por eso mide mucho más sus inversiones”.

Además, la crisis internacional hizo caer la demanda externa de las maquinarias para el sector agropecuario, lo cual impactó de lleno en el mercado argentino.

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) reconoció una caída del 4,9 por ciento en las comercializaciones del sector en 2008, en relación a 2007, y un 29,4 por ciento en el último trimestre de ese año. En 2008, se comercializaron en total 13.633 máquinas agrícolas, un número muy cercano a las 13.009 importadas, lo cual también preocupa al sector debido a que en otros años la brecha era mucho más amplia a favor de la industria local. Y ahora, el titular de Cafma asegura que la caída se agravó alcanzando en lo que va de este año una baja de entre el 80 y 90 por ciento respecto a igual período del año anterior.

Además, explicó que durante la reciente edición de Expoagro “prácticamente no hubo operaciones y las pocas que hubo están sujetas a confirmación posterior”, por lo que el sector debe esperar.

Debido a esta problemática, el gobierno de Cristina Kirchner firmó el pasado 14 de enero un convenio por 120 días para financiar a productores agropecuarios la compra de bienes de capital con una tasa de 8 por ciento a cinco años. Pero los incentivos del Gobierno parecen no haber logrado un impacto suficiente por el momento, como para sostener o frenar la caída de ventas del sector metalmecánico. De acuerdo a Dorrego, esos créditos oficiales son “muy buenos”, pero en un primer momento se le introdujo una cláusula por la cual los fabricantes que vendían una máquina bajo ese plan tenían que comprometerse a no despedir personal.

Comentá la nota