Grave: por la recesión económica cae entre 25 y 30% el cobro de la tasa de Comercio en municipios

El progresivo deterioro de la actividad económica como producto de la recesión general que ha paralizado al campo y la industria nacional, ha generado como era previsible e inevitable una progresiva caída en el cobro de los tributos municipales, sobre todo aquellos que gravan al comercio, y las pequeñas y grandes empresas.
En este contexto, los siete primeros meses del corriente año han concluido con un balance negativo para las arcas de la mayoría de los gobiernos locales cordobeses del interior provincial. El panorama es grave, ya que el cobro de la Tasa de Industria y Comercio registra en la mayoría de las grandes jurisdicciones un retroceso del orden del 25 al 30%, en relación a igual período del año pasado.

Aunque el cobro del tributo que rige sobre los Inmuebles se ha mantenido o subió levemente, la reducción producida en los ingresos del impuesto municipal que grava la actividad comercial e industrial tuvo un impacto negativo mucho mayor.

"En Villa Carlos Paz la recaudación de Industria y Comercio ha caído 26%. Si bien es cierto que la actividad económica general está en crisis en nuestra ciudad, también se dan casos de negocios que no quieren pagar. Este tributo es cobrado por los comerciantes a la gente y lo tienen que pagar al municipio, ya que de lo contrario se produce una retención indebida. En el centro hay locales en algunas galerías que pagan 10 o 15 mil pesos de alquiler y los propietarios figuran como monotributistas para pagar menos impuestos. Hemos decidido publicar en Internet y en los medios los nombres de aquellos empresarios que no pagan las tasas pudiendo hacerlo", sostuvo el intendente Carlos Felpeto.

En esta ciudad se ha notado y mucho este año la debacle económica generada por la menor cantidad de turistas y el gasto inferior de los mismos. Al caer los ingresos de este tipo, el comercio no paga los tributos, más allá de algunos casos puntuales de empresarios inescrupulosos.

"En Río Tercero la parálisis de la industria y del comercio tuvo su correlato en el cobro de tasas. En lo que va del año hemos cobrado un 20% menos. Si a eso se suma la caída en la coparticipación provincial, el pronóstico es muy duro para los próximos meses", sostuvo, por su parte, el titular del Departamento Ejecutivo, Luis Brouwer de Koning.

En esta localidad del departamento Tercero Arriba las principales fuentes de ingreso de la población son las grandes industrias químicas, la Fábrica Militar y las fábricas relacionadas con el campo, que en mayor o menor medida se han visto afectadas por la recesión.

Un panorama similar se observa en Bell Ville. En esta ciudad estrechamente vinculada al campo, están virtualmente paralizadas las industrias de maquinarias agrícolas. Esto se ha hecho evidente en una reducción de los ingresos municipales de Industria y Comercio del orden del 10% en relación al año pasado.

Finalmente en Marcos Juárez, otro importante municipio estrechamente vinculado con la agroindustria, las autoridades municipales admitieron un saldo negativo del 20% en lo que respecta al cobro de tributos en empresas y comercios. Esto ha significado en los primeros siete meses de este año cobrar 300 mil pesos menos que en 2008.

Aunque no brindaron cifras concretas, las autoridades de otros municipios importantes de Córdoba como Río Cuarto, Villa María, San Francisco y Alta Gracia también admitieron una reducción en la recaudación de tasas propias, especialmente en lo referente al tributo que rige sobre la actividad comercial e industrial.

En todos los casos consultados, los pronósticos son pesimistas para la última parte del año, por el marco recesivo global de la economía nacional, provincial y local en cada caso particular.

Comentá la nota