Un grave error en la agenda del Papa en Israel

Planificaron para que diera una misa en Nazareth un día de protestas palestinas.
"Cómo no lo pensamos antes". Esto es lo que se preguntaron los asistentes de las decenas de equipos que se ocuparon, en las últimas semanas, de los preparativos para la visita de Benedicto XVI a Israel, cuando se dieron cuenta de la equivocación que habían cometido. Cuando planificaron la agenda, los funcionarios no repararon que la multitudinaria misa que el Papa dará en la ciudad árabe de Nazareth el 14 de mayo coincide con el día de la Declaración del Estado de Israel ("Nakba"), considerado como un día de "tragedia y duelo", que se expresa en manifestaciones de la población árabe israelí, que habita mayoritariamente en el norte de Israel, en Nazareth y sus alrededores.

El viaje de Benedicto XVI comenzará el viernes en Jordania. Es una gira de una semana que intenta ser una "peregrinación de paz" para mejorar las relaciones con musulmanes y judíos al tiempo que manifestar apoyo a la acosada grey cristiana en la región.

La visita papal está desde el vamos cargada de tensiones. A diferencia de su antecesor, Juan Pablo II, que nació en Polonia y creció bajo la sombra ominosa de Auschwitz y cuando estuvo en Jerusalén visitó el Muro de los Lamentos y dejó una nota escrita en la que se disculpó por el antisemitismo de algunos cristianos, Benedicto XVI enfureció en el pasado tanto a musulmanes como a judíos.

A los primeros los ofendió con un discurso en el que vinculó al profeta Mahoma con la violencia y a los segundos cuando levantó la excomunión al obispo Richard Williamson después de que negara el genocidio judío.

Otra polémica que teñirá la visita del Papa a Israel es la antigua polémica sobre el papa Pío XII acusado de haber sido pasivo ante el exterminio de judíos durante el nazismo. Esta afirmación está corroborada por documentos y puede comprobarse en la exposición del Museo del Holocausto Yad Bashem en Jerusalén, una visita obligada para cualquier diplomático que visite esa ciudad y mucho más para un papa nacido en Alemania que realiza su primera visita a Israel.

Más de sesenta mil policías, gendarmes y agentes de seguridad se ocuparán del orden y la seguridad durante la visita. El "Papamóvil" en el que se trasladará Benedicto XVI fue aprobado por las autoridades de seguridad israelíes aunque la mayoría de los viajes entre una ciudad y otra los realizará en helicópteros.

El 14 de mayo en Nazareth, miles de policías y agentes de seguridad vigilarán durante la misa e intentarán alejar al Papa de las manifestaciones en las cercanías de esa ciudad.

En cuanto a Belén, ciudad que se encuenta en los territorios palestinos ocupados, las autoridades israelíes están trabajando en las últimas semana en plena colaboración con las palestinas para asegurar el éxito de la visita del papal.

Comentá la nota