Grasso calificó de “lamentable” lo dicho por Petrovac.

El edil acusó al gerente de Taisur de hacer “planteos amenazantes” y creerse el “dueño” del servicio.
El concejal Pablo Grasso (FpV) salió al cruce de las declaraciones del gerente de la empresa Taisur al calificar de “lamentables” y “desinformadas” las opiniones vertidas por éste en diferentes medios acerca de su postura frente al reclamo de los estudiantes universitarios de crear la figura de un boleto universitario.

El edil acusó a Juan Petrovac de lanzar amenazas y arrogarse la propiedad del servicio. Grasso aclaró que el último jueves se aprobó un proyecto de Resolución para acordarlo entre las partes y no una Ordenanza, con la idea de discutirlo en “forma tripartita”. “Entre la empresa, el municipio y el Concejo Deliberante debemos discutir cuáles son los mejores caminos para la solución de los chicos de la universidad, eso es lo único que nos preocupa y no especulaciones o amenazas que da la empresa en uno u otro sistema porque en definitiva él tiene que cuidar los intereses económicos de la empresa y nosotros los intereses de la sociedad que nos votó y que es la que utiliza el transporte público”, afirmó.

Recordamos que el jueves pasado en el Concejo deliberante se le dio aval para su tratamiento a la propuesta de los centros de estudiantes de la UNPA y UTN. que busca crear el boleto universitario. Además, la intención del estudiantado es rever el servicio hacia ellos.

En la actualidad los universitarios utilizan el boleto escolar que vale $ 0,75, pero su finalidad es contar con uno propio y poder extenderlo a los días sábados. Incluso han propuesto un valor de $ 1. La empresa, a través de su gerente, descartó cualquier cambio aduciendo que carece de sentido por la cantidad de estudiantes que lo utilizarían ese día.

Para Petrovac se trata de un capricho de unos cuantos estudiantes a los que la empresa no puede prestarse. Además, insistió en varias oportunidades que durante la semana, en caso de concretarse, pagarían $ 0,25 más.

Grasso indicó que la intención es escuchar a la empresa, a la municipalidad y a los alumnos, para mejorar un servicio adecuado al crecimiento. Y habló de “poder crear un boleto” o bajo el mismo boleto escolar ver si se puede ampliar la franja horaria pero eso hablarlo entre todos en “una mesa de debate”.

El edil se quejó de los planteos amenazantes del titular de Taisur, quien deslizó la posibilidad de que las unidades dejaran de ingresar al Campus Universitario. Grasso dijo que sería “una pena” si toma alguna determinación de esta naturaleza. “No se trata de amenazar porque él tiene que mejorar un servicio público que es de todos y él no es el dueño”, apuntó.

Comentá la nota