Grassi: la defensa pidió la absolución del sacerdote

En su alegato, los abogados del cura acusado de abusar sexualmente de tres jóvenes sostuvieron que su cliente fue víctima de un complot.
La defensa de Julio César Grassi reclamó este viernes la inmediata absolución del sacerdote, reflotó la teoría del complot y acusó por falso testimonio agravado a los tres jóvenes que denunciaron al sacerdote por abuso sexual.

Luego de cinco días de alegato los abogados Daniel Cavo y Martín Tipito cerraron su discurso de defensa para pedir la inmediata absolución de Grassi, ante la falta de pruebas en su contra, porque aseguran que los hechos no existieron.

"Hoy debe haber sido el día que más insultos escuché en mi vida", comentó a DyN el abogado Juan Pablo Gallego, querellante en la causa y uno de los principales acusadores, luego de la audiencia.

El sacerdote está acusado por 17 presuntos hechos de abuso deshonesto y corrupción de menores cometidos contra los jóvenes "Luis", "Gabriel" y "Ezequiel", que estaban bajo su cuidado.

Aquellas denuncias se conocieron en 2002 a través de un informe de "Telenoche Investiga", pero desde entonces Grassi insistió públicamente y en el juicio en que es inocente, ya que según considera los abusos no existieron y hubo "complot".

Los fiscales Alejandro Varela y Carolina Rodríguez pidieron 30 años de cárcel por 17 hechos, pero la pena máxima de 37 años de prisión fue exigida por el abogado Gallego en representación de Ezequiel y de los menores de edad agrupados bajo el organismo CASACDIN.

Esta semana la defensa de Grassi dedicó tres días para desacreditar los dichos de cada uno de los denunciantes de Grassi.

Como el juicio no es a puertas abiertas, los querellantes contaron que en el alegato de la defensa hubo una continua "descalificación y denigración" para los jóvenes que acusaron al sacerdote.

Según dijeron a DyN, a Gabriel, presente en la audiencia, lo trataron de "mentiroso y drogadicto"; a Ezequiel lo señalaron como "uno de los chicos que roba carteras en la calle"; y a Luis le apuntaron por supuestas "innumerables contradicciones y mentiras que se pudieron aportar de este acusador tardío" mientras deslizaban: "¿Para qué asistía a la habitación del sacerdote si sabía que supuestamente que lo iría a abusar?".

Para todos la defensa pidió el falso testimonio agravado, un delito que se solicita cuando la mentira de un testigo se concreta en perjuicio de un inocente y que tiene penas de prisión.

Incluso, la defensa recordó que para uno de los hoy denunciantes la propia Fiscalía había pedido falso testimonio en una etapa previa al juicio oral.

Al cierre de su lectura sobre las pruebas oídas en los ocho meses de juicio, los abogados de Grassi retomaron la hipótesis del supuesto complot que se habría generado a raíz del escándalo mediático surgido entre la firma Hard Communication y la Fundación Felices Los Niños.

Según esa teoría, el ex dirigente montonero Rodolfo Galimberti y el empresario Jorge Rodríguez, representantes de Hard Communication, se "vengaron" del sacerdote por exigir públicamente 600 mil pesos a raíz de la falta de pago de un porcentaje de lo recaudado por llamados a un concurso 0600 en el programa de Susana Giménez.

Tras escuchar a la defensa, el tribunal oral criminal 1 de Morón pasó a un cuarto intermedio hasta el próximo jueves, donde se escucharán las "réplicas" de la Fiscalía y la querella.

El martes 19 tendrán oportunidad los defensores de formular sus "dúplicas", es decir, las respuestas a esas réplicas.

Se cree que ese 19 de mayo también se le daría oportunidad a Grassi de hablar por última vez ante el tribunal, a raíz de lo cual la sentencia recién se espera a fin de mes.

En los últimos días Grassi había dicho que las acusaciones en su contra fueron armadas porque "40 puntos de rating son una tentación" e insistió con que no puede imaginarse que el juicio en su contra termine con una condena.

"La Justicia no puede encontrar culpable a un inocente", afirmó Grassi.

Comentá la nota