Granos: anticipan el ingreso de dólares

El Gobierno cambió la modalidad pero estas divisas se extrañarán después.
Los exportadores agrícolas anticiparon el pago de retenciones por cerca de U$S 1.000 millones en lo que va de este año, y permitieron al Gobierno mostrar números fiscales menos ajustados de lo que serían en realidad. Debido a estos adelantos, sin embargo, el flujo de dinero que deben depositar las grandes cerealeras se reduciría notablemente en el segundo semestre del año, luego de las elecciones de junio.

Hasta la semana pasada, la ONCCA el organismo de control, emitió ROE Verde (permisos de exportación) por casi 25 millones de toneladas de granos y sus derivados. El 41%, unas 10,2 millones de toneladas, fueron autorizadas bajo una modalidad creada por el actual titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, en 2008, a través de la cual una empresa consigue extender sus plazos de embarque, a 90 o 180 días, sólo si paga antes las retenciones. Si no, tiene exiguos 45 días de plazo para despachar un buque.

El precio promedio de exportación de los embarques agrícolas ronda US$ 310 por tonelada. De este modo, las 10 millones de toneladas vendidas bajo la modalidad de pago anticipado implicaron operaciones por unos US$ 3.100 millones. Teniendo en cuenta que la retención promedio es de 30%, se concluye que el dinero adelantado por los traders agrícolas se aproxima a US$ 1.000 millones.

El resto de los embarques autorizados por la ONCCA, por otras 15 millones de toneladas, también ofrecerá plata rápida al Fisco. Y es que los plazos de embarque se reducen drásticamente a mes y medio. Una vez concretada la operación, deben pagarse las retenciones.

En este panorama, queda claro que el Gobierno puede mostrar todavía superávit fiscal primario (antes del pago de intereses) en buena medida gracias a las sólidas espaldas financieras de compañías trasnacionales como Cargill, Bunge y Dreyfus, entre otras, que eligen anticipar retenciones para contar con más tiempo para concretar sus operaciones de comercio exterior. Debido a la compleja logística del negocio, desde los '90 y hasta la modificación impulsada por Echegaray, en pleno conflicto agropecuario, las traders podían anotar una venta y tenían hasta un año de plazo para cargar el buque. Luego pagaban las retenciones.

La decisión de las cerealeras de adelantar ahora los tributos que se extrañarán en el segundo semestre se nota también en el nivel de liquidación de divisas del sector. Hasta mediados de mayo, los dólares ingresados por estas compañías sumaban 6.728 millones, contra 8.322 millones de igual lapso de 2008. La caída es de 19%, pero debería ser mucho mayor si se tiene en cuenta que la cosecha agrícola, y por tanto el saldo exportable, retrocederá casi 40% entre un año y otro.

Comentá la nota