Grano a grano, el Gobierno cierra acuerdos

Grano a grano, el Gobierno cierra acuerdos
El Gobierno pactó con Carbap y la filial Buenos Aires de Coninagro que los productores de trigo cobrarán el precio pleno. Será por la compra que harán los molineros gracias a un préstamo subsidiado del Banco Nación. Se liberan exportaciones.
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció una línea de crédito del Banco Nación para que los molinos compren de manera inmediata un millón de toneladas de trigo –que se sumarán a las 500 mil toneladas que compran anualmente– con el precio pleno para los productores. Este acuerdo fue rubricado por el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, la titular del Banco Nación, Mercedes Marcó del Pont, y los dirigentes de Carbap, con Pedro Apaolaza a la cabeza, Coninagro (filial Buenos Aires) y la industria molinera. Además, el Ejecutivo avanzó con la liberación de 250.000 toneladas para la exportación del cereal y se comprometió a estudiar la compra estatal de trigo a nivel provincial. Esto se suma a un acuerdo previo del Ejecutivo con productores de Paraná, nucleados en la Federación Agraria de esa ciudad que conduce Alfredo De Angeli, para agilizar la compra de 240.000 toneladas de trigo a precio pleno. Una vez que terminó el acto en Casa de Gobierno, el ministro Domínguez recibió en su despacho a la Mesa de Enlace. Según fuentes ruralistas, el funcionario les habría dicho que está estudiando una apertura mayor de las exportaciones trigueras, hasta 1 millón de toneladas.

Las palabras de Fernández de Kirchner cayeron como un balde de agua fría para algunos dirigentes de la Mesa de Enlace. La Presidenta mencionó a Alfredo De Angeli y a Pedro Apaolaza como los firmantes, por parte del sector agropecuario, de los acuerdos trigueros en Buenos Aires y Paraná. Para algunos federados, en términos políticos, fue "la primera victoria del Gobierno sobre el campo". Apenas terminaron de escuchar los anuncios, tanto Eduardo Buzzi (FAA) como Mario Llambías (CRA) calificaron la medida como insuficiente. "No sé lo que firmó Carbap", manifestó Llambías, con un dejo de desgano cuando estaba ingresando a la reunión de Agricultura. Carbap es la confederación más importante de CRA.

El crédito para la compra de un millón de toneladas por parte de los molineros será a una tasa del 15 por ciento, con un subsidio por parte de Agricultura de 7 puntos. "Los molinos que tengan cuenta en el Banco Nación podrán acceder a la financiación en los próximos diez días", señaló a Página/12 Alberto España, presidente de la cámara que nuclea a los molineros. Este millón de toneladas se sumará a las 500 mil que la industria compra para el procesamiento. Según indicaron a este diario fuentes del sector, la financiación del Nación sería de aproximadamente 630 millones de pesos.

"La actual cosecha arrojará unos 7 millones de toneladas, sumadas a un remanente de 300 mil toneladas del año pasado y casi dos millones que están almacenadas en el Puerto de Quequén, tendremos 9 millones de toneladas. Es decir que cubrimos la seguridad alimentaria de los argentinos, pero además vamos a tener excedentes para exportar", señaló la Presidenta. En la asamblea triguera realizada anteayer en el Teatro Broadway, los ruralistas señalaron que este año habrá un 40 por ciento menos de producción y pocas posibilidades para exportar.

Algunos datos mencionados por la mandataria dejaron al descubierto algunas revelaciones que formaron parte de un encuentro previo al anuncio. Un operador del Puerto de Quequén indicó que existían 1,8 millón de toneladas no declaradas. Ese comentario fue pronunciado ante el ministro Domínguez, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y los dirigentes de Carbap, quienes quedaron descolocados con la confesión del exportador. El ministro de Agricultura le comentó el dato a Cristina, que lo utilizó para hablar del panorama exportador de la Argentina.

Por otro lado, ayer quedó constituida la Mesa del Trigo de la Pampa Húmeda, ámbito que sirvió para rubricar el acuerdo entre los Ejecutivo nacional y provinciales, las entidades y los molinos. "Este ámbito de trabajo ya comenzó a funcionar. La idea es cubrir todos los focos de conflicto, con soluciones concretas y focalizadas por entidad, si es necesario. No hay margen para que el acuerdo no se cumpla, ya que están todos los eslabones involucrados", indicaron a Página/12 desde Agricultura.

El acuerdo firmado ayer, además de la compra inmediata de un millón de toneladas extra y la liberación de 250 mil toneladas para exportación, contempla la posibilidad de que el Gobierno realice una compra estatal de trigo a nivel provincial, quizás uno de los hechos más relevantes de las negociaciones. Hasta la década del ’90, esas compras eran garantizadas por las Junta Nacional de Granos.

El acuerdo triguero comenzó a negociarse con los molineros hace una semana. Domínguez mantuvo directamente las conversaciones con los industriales y los dirigentes rurales. Fue el mismo procedimiento que aplicó con De Angeli cuando se negociaron las 240 mil toneladas que los productores de Paraná podrán vender a precio pleno. Después del anuncio en la Rosada, Domínguez recibió a la Mesa de Enlace en su despacho. Según Llambías, "el Gobierno analiza una apertura del registro de exportaciones de trigo", que podría ser por hasta 1 millón de toneladas.

Comentá la nota