"Un grano de arena en el desierto"

"Yo le dije a la Presidenta: 500 casas para mí son un grano de arena en el desierto".
Sergio Leavy, intendente de Tartagal, fue el primero en buscar anuncios concretos dentro del discurso y la visita de Cristina Fernández de Kirchner a la zona de desastre. En contacto con El Tribuno, el jefe comunal no ocultó su desánimo por lo que dejó la visita presidencial en materia de anuncios.

"No puede ser que en la zona se produzcan 23 millones de metros cúbicos de gas por día y aquí la garrafa social valga 42 pesos, porque hay que ir a traerla de Tucumán, que está a 700 kilómetros. Necesito urgente pavimentar 100 cuadras, tener accesos al puente nuevo que se construye sobre el río Tartagal, porque vamos a tener puente y ninguna calle que dé al mismo", expresó.

Leavy enumeró los puntos más urgentes de una lista de necesidades que aparecen hoy como prioritarias para la población de Tartagal. En ese contexto no se olvidó de las obras sanitarias y los costos que esto implica. Hay que reconstruir un sector de la ciudad: "Necesito que todos los barrios tengan agua y cloacas. Necesito construir 10 mil núcleos húmedos. O sea que 200 millones no nos alcanzaría".

Entredicho entre Leavy y Zottos

En medio de la confusión que generó la falsa alarma difundida ayer, a las 14.15, por la Policía de la Provincia, a través de altavoces y en camionetas, camiones cisternas de los bomberos haciendo sonar sus sirenas y el repicar de campanas de la Iglesia principal, se produjo un cambio de palabras entre el vicegobernador Andrés Zottos y el intendente de Tartagal, Sergio Leavy, cuando este último, al compartir circunstancialmente una entrevista con un medio nacional, se vio obligado a pedirle a viva voz al vicegobernador que lo dejara hablar de una vez. Viendo esta actitud, Zottos optó por retirarse delante de las cámaras de televisión. Fueron momentos de mucha tensión.

Reciben donaciones

En el edificio del Concejo Deliberante de la capital se reciben desde ayer donaciones para ayudar a los pobladores de Tartagal afectados por el alud. Desde la presidencia del cuerpo se requiere a la comunidad la donación de elementos de primera necesidad, como agua mineral, pañales, leche en polvo, medicamentos y alimentos no perecederos. Los donativos pueden acercarse al hall del edificio, República del Líbano 990, de 8 a 14. También en el Teatro del Huerto, Pueyredón 175, se recibe ayuda de 8 a 11 y de 15 a 18.

Fueron localizados 6 de los 8 desaparecidos

Personal de las fuerzas de seguridad lograron localizar en las primeras horas de ayer a 6 de las 8 personas que se encontraban desaparecidas. Dentro de tanta desazón que se vive por estas horas en Tartagal, esta información -que fue confirmada por la Policía- trajo un poco de alivio a los pobladores de la zona.

"Por el momento sólo se encuentran como desaparecidas Rosa Rivero Alfaro y Modesta Rivero; el resto de las personas fueron localizadas en centros de evacuación y casas de familiares", se informó oficialmente.

Hasta ayer eran 713 las personas evacuadas, y que están siendo alojadas en los distintos centros habilitados a tal fin. Allí reciben agua, alimentos, ropa y calzado.

La distribución está a cargo de las fuerzas de seguridad, para garantizar que la entrega se haga en la forma más ordenada posible. El mayor centro de evacuación fue instalado en la escuela de Frontera N� 3.

La atención está a cargo de personal de la dirección de acción social del municipio y de los vicedirectores y docentes de la misma escuela. Uno de los maestros, Emilio Bravo, explicó que tanto los niños como sus padres "están recibiendo toda la ayuda y la contención que podemos darles en momentos como éste.

La comida la trae el Regimiento pero como tenemos una cocina instalada con todas las comodidades, los docentes y ordenanzas vamos preparando alimentos para los niños y los biberones para los bebés. La gente está siendo asistida, tenemos personal que se ocupa de separar la ropa que llega como donativos y distribuirla".

Un corte en la ruta 34

Un grupo de unas 20 personas, lideradas por una mujer de apellido Aybar, cortó la ruta 34 a las 8 de la mañana de ayer, en el acceso sur de Mosconi, para exigir la inmediata libertad del piquetero Mario Rearte, detenido el lunes pasado. Cuando el jefe del Escuadrón 52 de la Gendarmería Nacional llegó al lugar para confirmar el hecho y pedirles que se solidaricen con la situación de Tartagal, Aybar respondió: "Nosotros no somos tartagalenses, somos mosconenses".

Según la información posterior brindada por Gendarmería, los manifestantes sólo accedieron a levantar el corte que impedía el acceso de ayuda a Tartagal, cuando tuvieron la confirmación del juez federal Raúl Reynoso que Rearte había sido liberado. Sólo de esa manera levantaron el corte y se instalaron a un costado.

Comentá la nota