Los grandes distritos electorales serán la “vedette” del año 2009

Fundamentales. Las elecciones para renovar el Poder Legislativo nacional son consideradas claves para el oficialismo y la oposición que apuntaran a hacerse fuertes en Buenos Aires, Mendoza, Córdoba, Santa Fe y Mendoza.
Buenos Aires (NA). Oficialistas y opositores desatarán fuertes batallas por el control de las estratégicas provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Mendoza en las legislativas de octubre, y en ese marco avanzan en el tejido de alianzas con la mirada puesta en las presidenciales de 2011.

En territorio bonaerense, el kirchnerismo buscará afrontar la elección y piensa como última carta para garantizarse una victoria: el jefe del PJ, Néstor Kirchner.

La alternativa es presentar al jefe de Gabinete, Sergio Massa, aunque también evalúan la presentación del vicegobernador provincial y presidente del justicialismo bonaerense, Alberto Balestrini, o de la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner y el de Interior, Florencio Randazzo.

La oposición mantiene diálogo abierto para intentar confluir en un frente conjunto que intente desbancar el amplio poder electoral del kirchnerismo demostrado en las últimas elecciones en Buenos Aires.

El radicalismo, la Coalición Cívica, el SI y los duhaldistas de Unión Celeste y Blanco buscarán superar los dos diputados que tienen en la actualidad aunque el esquema de alianzas podría modificar la dispersión y dejar sólo un par de polos electorales.

En principio, las conversaciones apuntaban a aunar en un sólo espacio a la oposición pero dirigentes del peronismo disidente ya vaticinaron la presentación de dos frentes divididos, con justicialistas por un lado, y radicales, cobistas y Coalición Cívica por el otro.

La realidad santafecina es compleja porque presenta a un justicialismo dividido, aunque aún alineado a la Casa Rosada, y una oposición que, por primera vez, tendrá el aparato del Estado provincial a su disposición en una elección.

Con la meta de frenar el envión de la figura presidencial del socialista Hermes Binner, el sector liderado por el ultrakirchnerista Agustín Rossi -jefe del bloque oficialista en Diputados- podría confluir, aún con internas de por medio, con el también presidenciable Carlos Reutemann.

El ex piloto de Fórmula 1 fue un disidente del Gobierno nacional en la reñida votación de la resolución 125 en el medio del conflicto con el campo pero meses después se reunió con Kirchner y trazaron una estrategia conjunta.

Pero Reutemann, que no quiere a Rossi en las listas del PJ, deberá buscar su reelección en la Cámara alta al enfrentarse con el socialista Rubén Giustiniani, que tendrá el respaldo de la un frente opositor.

Comentá la nota