Los grandes banqueros rinden cuentas en el Capitolio

Los grandes banqueros rinden cuentas en el Capitolio
Los "peces gordos" de Wall Street desfilaron ayer ante el Congreso de Estados Unidos para defender el uso del salvavidas de 165.000 millones de dólares que extendió el gobierno a los bancos en 2008, ante el escepticismo de los legisladores y de la opinión pública que no ve resultados.

Asediados por los legisladores durante una audiencia del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, altos ejecutivos de ocho de los principales bancos del país -Bank of America, Bank of New York Mellon, Citigroup, Goldman Sachs, JPMorgan Chase, Morgan Stanley, State Street y Wells Fargo- insistieron en que la situación sería peor sin el plan de rescate de 700.000 millones de dólares que el Congreso aprobó en octubre, y que en parte fue destinado a los bancos.

Los legisladores instaron a los banqueros a reconocer la "ira" de los contribuyentes ante la escasa transparencia sobre el manejo de los fondos y la percepción de que el dinero no se usó para cumplir con la meta de flexibilizar el crédito a los consumidores y negocios.

"Reina un gran indignación en el país, y buena parte se justifica", lanzó el representante demócrata Barney Frank, líder del Comité.

Es la primera vez que estos banqueros rinden cuentas ante el Congreso desde que la crisis financiera sacudió al país y al mundo en septiembre. Y casi todos llegaron con un "mea culpa" y el compromiso de trabajar con los legisladores para corregir las fallas del sistema.

"Es muy claro que hemos quedado en el medio de la furia popular. En mis 26 años en Goldman Sachs nunca vi mayor distancia entre el ramo de servicios financieros y el público" admitió el presidente de ese banco, Lloyd Blankfein.

El ejecutivo de Morgan Stanley, John Mack, dijo que la crisis de liquidez subraya la urgencia de "un cambio profundo" en el sistema.

En tanto, en una carta abierta al comité de la Cámara, el secretario de Justicia de Nueva York, Andrew Cuomo, acusó al banco de inversiones Merrill Lynch, absorbido en enero por el Bank of America, de haber pagado primas superiores a un millón de dólares cada una a casi 700 ejecutivos poco antes de la fusión, por un total de 3.600 millones de dólares.

Comentá la nota