"La gran responsabilidad sigue estando en la figura de Rozas"

Lo afirmó el coordinador del Centro Mandela, en Radio Ciudad, en referencia a los condicionamientos que afronta el Chaco por el elevado endeudamiento contraído por el ex gobernador. También criticó la gestión financiera de Capitanich.
El coordinador del Centro de Estudios e Investigación Social "Nelson Mandela", Rolando Núñez, consideró que la causa estructural de que la provincia tenga desde hace tiempo los peores indicadores del país en casi todos los rubros es el feroz endeudamiento que sufrió durante la gestión del ex gobernador Angel Rozas, que asumió en 1.995 con una deuda de 483 millones de pesos-dólares y la abandonó en 2.003 con más de 4.500 millones de pesos.

"La gran responsabilidad estuvo y sigue estando en la figura de Angel Rozas", señaló Núñez, en declaraciones al programa "Dos Frentes" de Radio Ciudad (92.3 mhz.). Y advirtió que "era un período de estabilidad en donde Chaco tendría que haber recomprado su deuda, o haber generado un ahorro genuino que nos permitiera luego pagar nuestros vencimientos". En ese sentido, reflexionó que "perdimos una gran oportunidad en ese momento de hacer la gran reforma administrativa y financiera del Estado, modernizar al Estado para colocarlo en mejor situación cuando venía la próxima crisis, que después vino en 2.001. Ahí está la responsabilidad".

"Cuando se endeudaba Rozas, decíamos que estaba endeudando a muchas generaciones de chaqueños, pero sin embargo, sordo a la opinión razonada y estudiada, siguió endeudando a la provincia, ahí perdimos la gran oportunidad", insistió el coordinador del Centro Mandela.

Núñez consideró que a la abultada carga de la deuda pública que debe afrontar el Estado chaqueño todos los años, se le deben "sumar los problemas de gestión del actual gobierno, los errores en la política financiera y económica del sector público, la sequía, la caída de actividad, las pérdidas notables en la actividad agropecuaria, eso explica por qué tenemos los peores indicadores sociales, económicos, sanitarios, educativos y ambientales; a lo que le podemos sumar, si no manejamos bien las cosas, indicadores negativos desde el punto de vista institucional".

Endeudamiento y atraso

El coordinador del Centro Mandela remarcó que desde enero de 1.996 a diciembre de 2.001 se incrementó el déficit en 1.360 millones de pesos, mientras se tenía congelado el gasto del Estado porque no existían incrementos salariales, representando apenas un 60% del presupuesto total, es decir, los salarios estatales eran una variable "perfectamente manejable". Y lo comparó con la situación actual en la cual los salarios del sector público representan alrededor del 80% del presupuesto provincial. Núñez recordó que durante su gestión el ex gobernador Rozas "tenía estabilidad monetaria, ficticia, pero la tenía con el 1 a 1, tenía estabilidad de precios, y tenía anclado el gasto de los salarios, sin embargo, en vez de abonar los vencimientos, empezó a aumentar notablemente el gasto improductivo, a generar mayor déficit y a financiarlo con préstamos, y se produjo una carrera alocada".

La gestión de Capitanich

Por otra parte, el titular del Centro Mandela consideró que "el error más grueso que cometió la actual gestión -aunque admitió que todavía se puede corregir- es la política financiera y económica del sector público". Al respecto, advirtió que "este año, producto de los aumentos salariales que se dieron el año pasado, más los puntitos de este año, simplemente por aumento tenemos 500 millones de pesos que impactan en el presupuesto". A su vez, precisó que por más contrataciones, por ampliación de la dotación de personal "tenemos 170 millones más y un poquito más; tenemos casi 800 millones de pesos de más para pagar salarios que en 2.007". "A lo que hay que sumarle los cinco mil empleados que dejó la última parte de la gestión de Nikisch; en estos términos, el Chaco es absolutamente inviable", alertó Núñez.

Asimismo, el coordinador del Centro Mandela reclamó que para el presupuesto del año 2.010, que está en confección, se destine entre el 2 y el 3 por ciento para el área social, ya que consideró que los 60 millones de pesos que se destinaron a los sectores más vulnerables para este año, sólo alcanzaron a cubrir la primera parte del año y que, a pesar de eso, la conflictividad social no disminuyó. "Necesitamos para el próximo presupuesto entre 2 y 3 puntos para asistencia directa, si presupuestamos menos, vamos a estar en problemas", reflexionó.

Comentá la nota