Gran protagonismo de un jefe policial. Salvador Baratta se perfila como líder policial

Le toca bailar con el delito en la zona más caliente del conurbano.
Los que acusan al "Orejón" Paggi, el jefe de la Bonaerense, de ser un "tombo de oficina" no podrán decir lo mismo de quien se perfila para sucederlo, Salvador Baratta, el superintendente de la región noroeste ¡Qué zonita!

Abarca las departamentales Conurbano Norte, compuesto por los municipios de Vicente López, San Isidro, San Fernando y Tigre, los del sur de la ribera del Paraná, Escobar, Campana y Zárate, los del noreste, Pilar y Exaltación de la Cruz, además de Malvinas Argentinas y José C Paz y los calientes de San Martín y Tres de Febrero. Los distritos donde la composición social lleva a los delitos a convertirse en resonantes en minutos.

Para el ministro Stornelli, una zona dura, la más dura, necesitaba del policía más duro, y Baratta frenó con su cuerpo tres plomos, uno en una ocasión en la que quisieron secuestrarlo, donde perdió la audición de un oído, y otras dos veces en tiroteos con maleantes en la calle.

Nació y vivió toda su vida en Gerli, partido de Lanús, a dos cuadras de la cancha de El Porvenir, muy futbolero, divide su amor entre el equipo fundado por los anarquistas que hoy milita en la C, y otro que también fue fundado por elementos rebeldes, por eso el color de su camiseta, Baratta es de Independiente, y se lleva mal con su hinchada.

Desarrolló gran parte de su carrera en el sur caliente, en comisarías como la de Solano, y siguiendo una costumbre arraigada en la fuerza, de sacar de las zonas de fuego a los que están muy expuestos, recaló en la zona norte a cargo de Narcotráfico, donde desempeñó el muy político cargo de coordinar entre distintas fuerzas.

Hay quien lo ubica entre los herederos del "Chorizo" Mario Rodríguez famoso comisario de la "maldita Policía" de Duhalde, que fuera exonerado por armar "operetas" como las relacionadas con el "Gordo" Valor, y que hoy estaría asesorando a Stornelli ad honorem, y pugnando porque Baratta sea ungido jefe de toda la Policía provincial.

Otros aseguran que Baratta está más allá de las internas de los 90, y ha entendido que hoy el mejor servicio a los políticos que regulan su accionar es cumplir con su trabajo. Cuando le tocó dirigir la regional La Plata lanzó su teoría del "Círculo de proximidad", esto es que si la fuerza recupera la confianza ciudadana a partir de su vinculación con los Foros de Seguridad y los estamentos de la sociedad civil, esta misma responderá con denuncias y participación a través del 911, lo que mejorará la eficiencia policial en la resolución de los casos y en la prevención, para volver a recorrer el círculo con más prestigio y fortaleza, una idea muy difícil de discutir.

En dicho sentido Baratta apareció en los medios en los casos más resonantes ocurridos en su zona, el crimen de Ianella, el asesinato de un joven por parte de un policía de Tigre a la salida de un boliche en Zárate y la llamada "Batalla de San Martín" donde los "Pata negra" se tirotearon durante horas con bandas narcos en la villa 9 de Julio de San Martín.

Además participó en la reciente y complicada captura de Valor, aunque el prestigioso periodista Ricardo Rafendorfer sospecha de otra operación armada para beneficio de la cúpula policial. Sea como sea es cierto, lo marcan los números, que es alto el grado de esclarecimiento que logra el hombre de Gerli en los casos que sobresalen en las pantallas de los canales de noticias.

¿Se viene Salvador Baratta como jefe de la Bonaerense?

Comentá la nota