Gran parte del justicialismo le dio la espalda a Celso Jaque

Fue en Guaymallén, en un acto convocado por el Gobierno. Faltaron Racconto, Bermejo y Félix. Enojados por la forma en que echaron a Ruggeri del gabinete, referentes azules tampoco fueron.
El gobernador Celso Jaque convocó a un encuentro, en una suerte de nuevo "relanzamiento de la gestión", al que faltó buena parte del justicialismo. Las ausencias más evidentes fueron las del vicegobernador, Cristian Racconto, y los referentes del sector azul, quienes con el faltazo manifestaron el enojo por "la forma" en que echaron a la ahora ex ministra de Desarrollo Humano, Familia y Comunidad Silvia Ruggeri.

La propia Ruggeri tampoco estuvo presente. Su ausencia fue más notoria porque el otro ministro echado por Jaque el viernes, Sergio Saracco, que dejó la cartera de Salud, sí participó. Incluso protagonizó el caso más insólito del mitin político, porque fue el funcionario más aplaudido a la hora de hacer el resumen de gestión. (ver aparte).

No estuvieron el flamante diputado nacional Adolfo Bermejo ni el diputado provincial Carlos Bianchinelli, fiel representante del maipucino en la Legislatura. Tampoco se hizo presente el diputado nacional Omar Félix ni ninguno de los legisladores que responden al ex intendente sanrafaelino.

De los diez intendentes hubo tres ausencias: la de la intendenta de San Rafael, Cristina Da Dalt, que debía atender los desastres de la tormenta del jueves; la del intendente de Santa Rosa, Sergio Salgado, y la de su par de Lavalle, Roberto Righi, que está de vacaciones.

Ajeno a esos faltazos Jaque alentó a su tropa y habló una vez más de "relanzar" la gestión para el 2010 pidiendo a los ministros que tengan "una actitud militante". Unos 500 asistentes reunidos en el hotel Ejército de los Andes, aplaudieron algunos tramos de su discurso.

Jaque intentó inyectarle mística al peronismo gobernante encabezado por los ministros, los intendentes y las segundas y terceras líneas de funcionarios que acompañaron a cada uno de sus jefes. El anfitrión del encuentro fue el secretario general de la Gobernación, Alejandro Cazabán, que ofició de organizador, presentó a cada orador y hasta retó a los que hablaban interrumpiendo a los oradores. Jaque se mostró locuaz y enérgico. Trató de envalentonar el ánimo de la tropa de gobierno. Se explayó sobre "los logros" del gobierno haciendo un largo detalle de los resultados pero apenas dio espacio a la autocrítica. Al final terminaron cantando la Marcha Peronista, haciendo una ronda entre Jaque y sus ministros.

Quiere "gallinas que cacareen"

"Necesitamos gallinas que cacareen para mostrar lo que se hace. Por cada huevo que ponemos hay que salir a cacarear. Primero a los militantes y a través de ellos a los mendocinos. Ese es rol que deben tener los funcionarios de este gobierno, un rol militante. Hay que salir a contarles a los mendocinos lo que estamos haciendo", dijo entre aplausos.

Con esta arenga volvió sobre la idea planteada varias veces de que en su gobierno hay un problema de comunicación. "Se subestimó la importancia de la comunicación", reconoció más tarde en una breve conferencia de prensa.

Un abrazo que confundió

Sergio Saracco, el ministro de Salud que Celso Jaque echó el viernes, fue uno de los oradores más aplaudidos por sus pares justicialistas a la hora de dar su resumen de gestión.

Se explayó bastante más de los diez minutos sugeridos por Alejandro Cazabán y recibió más aplausos de los que tal vez sus detractores en el Gobierno hubieran esperado. Más desconcertante fue aún el abrazo en el que se fundió con el subsecretario de Planificación y Control, Ricardo Landete, su enemigo número uno, cuando terminó su resumen.

También fue llamativo el modo que utilizó para detallar su resumen: siempre habló de " nosotros". "Vamos a dejar la mortalidad infantil por debajo de un dígito y estamos haciendo el hospital número 23".

También dedicó alabanzas al gobernador Jaque "por el apoyo brindado".

Admitió que comunican mal

Durante tres tramos de su arenga dio palos para la prensa que critica su gestión y dijo que si el Gobierno no comunica todo lo que se hace bien "los demás van a aprovechar para inventar historias y van a imponer grandes mentiras".

Arrancó diciendo que "si uno se guiara por lo que se expresa en término de encuestas o de lo que dicen algunos medios de prensa parece que estamos en el 2001, cuando tenemos menos desocupación que Chile y hoy (por ayer) pagamos el aguinaldo".

No faltó la alusión velada al conflicto que se generó con el multimedios UNO luego de la denuncia de "extorsión" realizada por Cazabán en la Legislatura el 2 de diciembre pasado. "Nosotros no retrocedemos, cuando tomamos una decisión frente a sectores o grupos de interés ya sean económicos o políticos nosotros vamos a defender el bienestar de todos los mendocinos. De eso no retrocedemos".

Enfático, el primer mandatario provincial dijo:"Necesitamos que los mendocinos nos entiendan, si ellos no tienen la información acerca de los que hacemos, dejamos el campo virgen para que los que se oponen por diferentes intereses, políticos o económicos sean los que inventen una historia y digan no los beneficios, sino que van a inventar perjuicios. Van a tratar de generar una situación en la cual los otros van a imponer una verdad, aunque sea una gran mentira".

Comentá la nota