Gran parte de la deuda en tasas proviene de los hogares con altos ingresos.

En las familias que viven en la abundancia se teje gran parte de la deuda del padrón de contribuyentes que no cumple con el pago de las tasas municipales.
Al menos de eso modo lo expone el encargado de la oficina de Ingresos Públicos de la comuna, Ariel Bianchi, al hablar sobre el balance del seguimiento de deuda encarado por el sector de finanzas del gobierno local para ir a la caza de los morosos.

Bianchi dijo que uno de los elementos que le permiten llegar a esa conclusión lo aporta un relevamiento de construcciones no declaradas.

Según reveló, la inspección se realizó puerta a puerta, tomando el sector urbano de apariencia monetaria más desarrollada y parte de la zona de quintas del Cerrito Colorado, camino al balneario y zona del Golf Club, donde se verificó qué tipo de obra había, si era significativa, nueva o vieja.

"Ahí sí hemos detectado que muchas construcciones no habían sido declaradas y muchos contribuyentes con deudas importantes. Después de eso hemos hecho acciones para tratar de que normalicen su situación", informó.

En otro tramo de su testimonio, el agente financiero del municipio comentó que son numerosos los contribuyentes que "hasta que no tienen la vía judicial iniciada" no cancelan sus compromisos.

Así y todo, afirmó que el noventa por ciento de los usuarios con capacidad contributiva que son enviados a juicio regularizan su situación.

Bianchi también confió en que la moratoria que pretende poner en circulación el Departamento Ejecutivo ayude a descomprimir la situación, en parte porque los vecinos a los les llegó la intimación judicial "también pueden participar" del plan de regularización, aunque deben hacerse cargo de los gastos del juicio.

"Vamos a implementar una moratoria como una herramienta para que los contribuyentes que con los actuales planes de pago no puedan regularizar sus deudas, tengan más facilidades, teniendo en cuenta que en este momento estamos en una situación económica complicada y los bolsillos están estrangulados", graficó el director de Ingresos Públicos.

Publicidad interna

Ariel Bianchi también se explayó sobre el cobro de un canon por publicidad interior a los comercios juninenses.

Al respecto recordó que a fines de noviembre, la provincia de Buenos Aires creó una ley instaurando un fondo a repartir entre todos los municipios que adhirieran. La contrapartida era que tenían que derogar el derecho de publicidad interna y la tasa de inspección veterinaria.

"Junín se afilió a esa ley y por la tanto, a partir del 1º de enero se dejó de percibir el derecho de publicidad y propaganda interior de locales. Sin embargo, las deudas que hayan quedado no han prescripto, de 2004 a 2008 inclusive", aclaró.

Consultado sobre cierto enojo de los comerciantes por un control efectuado desde el municipio en los últimos días, Bianchi aseguró que ya "les explicamos que se está relevando la publicidad anterior para cobrar los anteriores a 2009. Obviamente que va a haber publicidades que se realizaron este año y no son cobrables, pero va a tener que ser determinado con un procedimiento administrativo".

Siguen los cuestionamientos

La pretensión municipal de apelar a una moratoria para templar las finanzas y, en particular, para pagarle el aumento requerido por el personal sigue cosechando cuestionamientos en el Concejo Deliberante.

Ahora fue el turno del kirchnerista Gustavo Traverso, quien objetó el hecho de que Mario Meoni y su gente hagan de esa modalidad de recaudación una costumbre de todos los años.

"Estamos de acuerdo con que tiene que haber una herramienta extraordinaria que le permita al poder Ejecutivo recaudar en situaciones de emergencia. El problema es que este gobierno genera todos los años una moratoria, o sea que vive en este tipo de situaciones, nunca le alcanza lo que planifica", sostuvo Traverso.

Más adelante argumentó que "la moratoria siempre castiga a aquel que cumple y provoca una mala conducta fiscal".

Si bien no cerró del toda la puerta a una posible aprobación del proyecto, lo dejó supeditado a la propuesta que exista para premiar a los buenos contribuyentes.

"Si los premios son importantes, que generan algún tipo de estímulo, vamos a acompañar; de lo contrario, no. Lo que pasa es que no están claros, normalmente se dice que se va a haber cómo se mejora la situación del buen contribuyente y después se termina improvisando", declaró el referente del espacio Militancia Social.

Comentá la nota