Gran número de Pymes evaden impuestos en sus comienzos

En su mayoría las pequeñas y algunas medianas empresas comienzan con algún grado de informalidad
La mayoría de las Pymes cuando inician su actividad evaden impuestos debido a la presión tributaria, según indican fuentes del sector. Señalaron que aproximadamente el 50% de los ingresos de las empresas se destinan al prolífico mapa de contribuciones. El sector de servicios es uno de los que mayor incidencia perciben, mientras que, en promedio en el NEA, una empresa debe invertir en aportes 176 pesos por asalariado.

El sistema tributario absorbe la capacidad de la empresa en demasía, de modo tal que la presión fiscal es el cuarto obstáculo para el desarrollo de inversiones. El panorama esboza un debate de una realidad pocas veces reconocida. "La mayoría de las pequeñas empresas cuando comienza lo hace con un grado de informalidad", indicó un referente del empresariado. De acuerdo con informes técnicos de entidades internacionales, al menos un tercio de este fragmento reconoció que comenzó su actividad de manera informal.

Al respecto, una empresa que paga la totalidad de las obligaciones debe destinar al menos el 50% de sus ingresos a impuestos. Aunque vale señalar que el porcentaje se sujeta al volumen de facturación, tamaño de la empresa, tipo de actividad y cantidad de empleados, entre otros puntos.

La presión fiscal, por lo tanto, propiciaría la evasión en regiones de escasos recursos. De acuerdo con datos del Indec, el trabajo en negro en el NEA trepa al 41%. Pero esto también genera una competencia desleal. De acuerdo con un informe del Banco Mundial, casi el 40% de las medianas empresas percibe a la informalidad como un obstáculo. La evasión, además, impide el desarrollo, debido a que no se genera un círculo que incluya el empleo, la actividad económica y el consumo.

Las empresas que se dedican a brindar servicios (ya sea limpieza, hotelería, gastronomía, transporte, entre otros), son las que mayor incidencia perciben en lo que a presión tributaria respecta. La cantidad de empleados es un factor crucial en esta influencia. Si se tiene en cuenta que el salario promedio de ronda los 2200 pesos, el 8% del sueldo, es decir unos 176 pesos, son recaudados por el Estado en concepto de aportes y contribuciones.

En líneas generales, sólo en IVA, se destina hasta el 21%. Aunque de acuerdo con el volumen de facturación varía entre el 8% y 18% para el caso de empresas de servicios.

El impuesto a la ganancia demanda el 35% de este tipo de ingreso anual, mientras que al débito y crédito, el 0,60% de las transacciones. Al tiempo que, en el caso del sistema provincial, el 2,5% se corresponde con los ingresos brutos y el 1% al sello. En cuanto a las tasas municipales, las referidas a Higiene y Seguridad contempla el 2%, las tasas por servicio el 1,2% y la patente, el 2,5% del valor del vehículo declarado.

Algunos impuestos municipales, se toman de acuerdo con el volumen y no con la cantidad facturación. Es por ello que desde las entidades empresariales del NEA se gestionaron desde reducciones, prórrogas, beneficios impositivos y hasta un sistema tributario diferencial para el Norte Grande, apuntando a desarrollar la actividad económica y a "generar empleo genuino".

Comentá la nota