Gran incertidumbre del sector productivo provincial para este año

Muchos creen que buena parte de la suerte de los industriales para 2009 dependerá de las medidas que pueda adoptar el gobierno nacional. La sensación general es que habrá menor movimiento.
Con di­fe­ren­tes sensaciones, el sec­tor pro­duc­ti­vo pro­vin­cial tran­si­ta cau­te­lo­so los pri­me­ros días de un año de mu­cha ex­pec­ta­ti­va, nu­me­ro­sos in­te­rro­gan­tes y –por aho­ra- es­ca­sas de­fi­ni­cio­nes.

Aún gol­pea­dos por un úl­ti­mo tri­mes­tre de 2008 con­si­de­ra­do “ne­fas­to” des­de nu­me­ro­sos es­pa­cios pro­duc­ti­vos y co­mer­cia­les, las py­mes cor­do­be­sas an­ti­ci­pan do­ce me­ses en los que la caí­da de sus ven­tas se­rá prác­ti­ca­men­te un he­cho, y las even­tua­les re­duc­cio­nes de per­so­nal mo­ne­da co­rrien­te, salvo que el go­bier­no na­cio­nal adop­te me­di­das cla­ras pa­ra sa­lir de la cri­sis e im­ple­men­te me­dios al­ter­na­ti­vos de fi­nan­cia­mien­to pa­ra man­te­ner vi­vas las es­truc­tu­ras.

En diá­lo­go con PUN­TAL, los ti­tu­la­res de tres Cá­ma­ras empresarias de la pro­vin­cia re­pa­sa­ron los nú­me­ros de 2008 y an­ti­ci­pa­ron los po­si­bles com­por­ta­mien­tos fu­tu­ros de sus res­pec­ti­vos sec­to­res.

El cal­za­do, en ja­que por las im­por­ta­cio­nes

El pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de la In­dus­tria del Cal­za­do de Cór­do­ba, Mi­guel Ha­mes, ase­gu­ra que la ac­ti­vi­dad del sec­tor ca­yó en­tre el 15 y el 20 por cien­to en 2008 res­pec­to del año an­te­rior, prin­ci­pal­men­te a par­tir del des­me­di­do in­cre­men­to de las im­por­ta­cio­nes co­mo con­se­cuen­cia de los me­jo­res cos­tos del cal­za­do pro­ce­den­te de Orien­te fren­te a la pro­duc­ción lo­cal. Mien­tras dos años atrás in­gre­sa­ron al co­mer­cio lo­cal 28 mi­llo­nes de pa­res, el año pa­sa­do la ci­fra tre­pó a 30,8 mi­llo­nes, re­le­gan­do las ven­tas de pro­duc­tos fa­bri­ca­dos en el país.

En re­la­ción a la si­tua­ción del per­so­nal, Ha­mes ase­gu­ra que no hu­bo gran can­ti­dad de des­pi­dos di­rec­tos en los úl­ti­mos me­ses, aun­que sí mu­chos re­ti­ros vo­lun­ta­rios. “Creo que las re­duc­cio­nes de per­so­nal por es­ta vía van a con­ti­nuar es­te año, aun­que mu­cho de­pen­de de lo que ha­ga el Go­bier­no na­cio­nal con res­pec­to a las im­por­ta­cio­nes. Si la mi­nis­tra de In­dus­tria Dé­bo­ra Geor­gi apo­ya a la in­dus­tria na­cio­nal tal co­mo lo es­tá di­cien­do, en­ton­ces re­cién ahí me­jo­ra­ría el pa­no­ra­ma”, ex­pli­ca el ti­tu­lar de la Cá­ma­ra.

Al res­pec­to, los fa­bri­can­tes del cal­za­do va­ti­ci­nan en es­ta ins­tan­cia una dis­mi­nu­ción del 30 por cien­to en sus ven­tas fren­te al año pa­sa­do. “En ene­ro prác­ti­ca­men­te las fá­bri­cas es­tán de va­ca­cio­nes, pe­ro las pers­pec­ti­vas no son bue­nas, aun­que tam­po­co del to­do ma­las. Nues­tro sec­tor es py­me, y te­ne­mos que ser op­ti­mis­tas por­que no nos que­da otra”, re­su­me Ha­mes.

Las in­dus­trias plás­ti­cas aguar­dan la reac­ti­va­ción de las au­to­mo­tri­ces

Con apre­cia­cio­nes si­mi­la­res, el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de In­dus­trias Plás­ti­cas de Cór­do­ba, Omar Pe­lli­sa, ase­gu­ra que el pa­ra­te más fuer­te que su­frió su sec­tor se si­tuó en la pri­me­ra quin­ce­na de no­viem­bre, y se ex­ten­dió has­ta fin de año, co­mo con­se­cuen­cia de la abrup­ta caí­da en la in­dus­tria au­to­mo­triz, una de las prin­ci­pa­les con­su­mi­do­ras de su pro­duc­ción.

“El año mar­chó bien has­ta sep­tiem­bre, pe­ro la in­dus­tria au­to­mo­triz pa­ra­li­zó to­do un sub­sec­tor. En cam­bio, lo que tie­ne que ver con el con­su­mo ma­si­vo no fue tan afec­ta­do”, ex­pli­ca Pe­lli­sa, quien tra­za tam­bién un pa­no­ra­ma ne­ga­ti­vo pa­ra 2009.

“Las pers­pec­ti­vas no son bue­nas, pen­sa­mos que es­to va a em­peo­rar. El sec­tor au­to­mo­triz no vis­lum­bra un arran­que, an­ti­ci­pa des­pi­dos, y las me­di­das que to­mó el Go­bier­no na­cio­nal no es­tán dan­do el efec­to bus­ca­do; tam­po­co hay li­qui­dez y el mer­ca­do se re­trae”, aco­ta.

En es­te con­tex­to, los des­pi­dos pro­du­ci­dos en los úl­ti­mos me­ses del úl­ti­mo año po­drían con­ti­nuar du­ran­te to­do 2009, má­xi­me si no se re­suel­ve la si­tua­ción del sec­tor au­to­mo­triz.

“El Go­bier­no de­be­ría des­pe­jar la in­cer­ti­dum­bre. La fal­ta de fi­nan­cia­mien­to y de me­di­das con­cre­tas que reac­ti­ven el con­su­mo tie­nen que cam­biar, y se de­be­ría in­yec­tar di­ne­ro en la eco­no­mía, co­mo lo es­tán ha­cien­do to­dos los paí­ses del mun­do pa­ra man­te­ner el con­su­mo”, sin­te­ti­za Pe­lli­sa.

Ma­de­re­ros an­ti­ci­pan me­no­res caí­das

En la otra ve­re­da, el ti­tu­lar de la Cá­ma­ra de la Ma­de­ra de Cór­do­ba, Gus­ta­vo Via­no, an­ti­ci­pa un año un tan­to más po­si­ti­vo pa­ra el sec­tor que en­ca­be­za.

“Los pri­me­ros 15 días de ene­ro han te­ni­do un com­por­ta­mien­to que nos an­ti­ci­pa un 2009 sin cre­ci­mien­to, pe­ro tam­po­co de caí­das. Se es­tán re­po­nien­do al­gu­nas ven­tas y el mer­ca­do se es­tá mo­vi­li­zan­do con mu­cha tran­qui­li­dad; no se ve una si­tua­ción de mu­cha eu­fo­ria pe­ro tam­po­co de dra­ma­tis­mo; es co­mo que va­mos a ha­cer la plan­cha”, gra­fi­ca, aun­que lue­go bro­mea: “Oja­lá que no ter­mi­ne es­to sien­do un hun­di­mien­to”.

Un año que se an­ti­ci­pa sin ga­nan­cias pe­ro tam­po­co pér­di­das pa­re­ce ser un ver­da­de­ro lo­gro fren­te a la fuer­te caí­da en las ven­tas que se ma­ni­fes­tó en el úl­ti­mo tri­mes­tre del año, lle­gan­do has­ta al 50 ó 70 por cien­to en al­gu­nos ca­sos. Ade­más, 2007 de­jó co­mo sal­do una dis­mi­nu­ción cer­ca­na al 10 por cien­to de la plan­ta de tra­ba­ja­do­res del sec­tor en to­da la pro­vin­cia.

“Es­ti­ma­mos que es­te año ha­brá mo­vi­mien­to pe­ro que la cons­truc­ción no va a ir an­ti­ci­pan­do pro­yec­tos si­no que eje­cu­ta­rá los ya ini­cia­dos. Ade­más, ve­mos una ten­den­cia de re­po­si­ción sin stock, es de­cir, se es­tá tra­ba­jan­do con stock ce­ro”, re­sal­ta co­mo ten­den­cia.

“Lo que ne­ce­si­ta­mos es que el Go­bier­no nos dé li­nea­mien­tos pa­ra po­der an­ti­ci­par­nos, pre­su­pues­tar. Ne­ce­si­ta­mos que nos di­gan có­mo se va a re­cu­pe­rar el cré­di­to, y si és­te no se re­cu­pe­ra que nos di­gan qué al­ter­na­ti­vas te­ne­mos. Ne­ce­si­ta­mos ade­más sin­ce­ri­dad con el ti­po de cam­bio y re­glas cla­ras pa­ra que el con­su­mi­dor ten­ga con­fian­za”, fi­na­li­za Via­no.

Comentá la nota