Gran Córdoba "no sojero" concentrará el 40% de los fondos destinados a municipios.

Se trata de la Capital provincial y once municipios que la rodean que acapararán entre 55 y 69 millones de pesos, sobre un total de entre 139 y 172 millones que se distribuirán entre los 427 municipios y comunas de la provincia. Giacomino se beneficiará con 45 millones de pesos como mínimo.
La Capital provincial y once municipios que pertenecen al Gran Córdoba serán los principales beneficiarios de la decisión del gobierno nacional de coparticipar el 30 por ciento de las retenciones que rigen sobre las exportaciones de soja, puesto que recibirán aproximadamente dos de cada cinco pesos destinados a los municipios locales, siendo que en sus jurisdicciones la producción de este grano no existe o es prácticamente nula.

El cálculo fue realizado por LA MAÑANA en base a los índices con que se distribuye mensualmente la coparticipación a nivel provincial y teniendo en cuenta las estimaciones del Ieral de Fundación Mediterránea de que los municipios cordobeses recibirían este año entre 139 y 172 millones de pesos. Puntualmente, el instituto económico estimó dos escenarios posibles en relación a la recaudación esperada en concepto de derechos de exportación: uno cercano a lo que espera percibir la Nación, en torno a los 6.520 millones de pesos; y otro más realista que se acercaría a los 5.256 millones de pesos. Así, la jurisdicción mediterránea recibiría en total alrededor de 573 millones en el primer caso, y 462 millones en el segundo, de los cuales, según lo establece la propuesta de la administración que encabeza Cristina Fernández de Kirchner, el 70 por ciento quedará en manos del propio Estado cordobés, mientras que el 30 por ciento restante debe repartirse entre las intendencias y comunas.

A la luz de estas cifras, si se suman los montos que corresponderían a las ciudades de Córdoba, Villa Allende, Unquillo, Río Ceballos, Mendiolaza, Saldán, Villa Carlos Paz, Malagueño, La Calera, Alta Gracia, Estación Juárez Celman y Salsipuedes (ver cuadro), localidades donde el cultivo de soja es ínfimo, la cifra alcanza entre 55,7 y 69 millones de pesos, lo que significa el 40,1 por ciento del total de los recursos que percibirán los 427 municipios y comunas que ocupan el territorio cordobés. Vale subrayar que si se extendiera el análisis a todas las ciudades que forman parte del Gran Córdoba, el porcentaje superaría el 43 por ciento, aunque en este caso habría que tener en cuenta a poblaciones donde la producción de soja sí es intensiva como Jesús María, Río Segundo o Monte Cristo.

Lógicamente, el principal beneficiado en este contexto es el intendente de la ciudad de Córdoba, Daniel Giacomino, ya que el Palacio 6 de Julio acaparará entre 45 y 56 millones de pesos, un tercio de lo que provenga desde la Nación, siendo que en la Capital provincial la producción agrícola es inexistente. El guarismo es ampliamente superior a los 36 millones de pesos que el mandatario había estimado inicialmente que iba a conseguir por el reparto de las retenciones.

Distribución injusta

Lo que queda claro en este contexto es que en la provincia mediterránea se repetirá el mismo nivel de distribución injusta que se cristalizará a nivel país, donde los principales distritos "sojeros" subsidiarán al resto. Por caso, el Ieral estima que cada ciudadano cordobés será aportante neto por 1.144 pesos (es decir, aportará 1.444 pesos más que lo que percibirá por coparticipación); mientras que cada vecino de Tierra del Fuego será beneficiario neto por 508 millones de pesos.

En Córdoba, un ejemplo concreto de esta situación es Cosquín, que situado en medio de las sierras, percibirá más dinero que La Carlota, Villa Nueva o Morteros, todos pueblos ubicados en zonas netamente productivas. Otro caso testigo es el de Mina Clavero, que concentrará más recursos que Monte Maíz, una localidad que tiene más habitantes y que también está en el corazón de la "pampa gringa".

Comentá la nota