La gran convocatoria de Zuccardi

Dentro del marco de la 11º Degustación, José Zuccardi aseguró que la provincia tiene que ser un ejemplo. El sábado más de 5.000 personas disfrutaron de los vinos de la bodega.
"Estamos haciendo en Mendoza lo que la Pampa Húmeda no está realizando. Aquella región esta enfocada en la producción y venta de materias primas básicas y ese no es el destino de Argentina".

La opinión es del empresario vitivinícola José Zuccardi, en el marco de la 11ª Degustación Anual Santa Julia, que nuevamente se convirtió en un acontecimiento social, matizado con la presencia de personalidades porteñas, de comerciantes de vino del exterior y más de 5.000 visitantes.

"Mendoza es una provincia que tiene que seguir trabajando fuertemente en el desarrollo de los productos de alto valor agregado. Creemos que eso es lo que tiene que hacer el país, lo que se está haciendo con el vino, la fruta, la aceituna, inclusive con el turismo; ese es el camino", dijo Zuccardi, titular de la firma.

"Este evento nació y conserva el espíritu original de Familia Zuccardi, que se debe a la gente que consume sus productos. Somos una bodega que existe por la voluntad de los clientes", añadió.

Desde las 10 hasta pasadas las 18 el público –muchos jóvenes– que recorrió las instalaciones y carpas que la bodega instaló para la degustación en el establecimiento de Fray Luis Beltrán probó los vinos de Zuccardi, especialmente la línea Santa Julia, espumantes, así como el aceite de oliva, quesos, aceitunas y otros productos.

En la residencia para los visitantes, invitados especiales compartieron una cata histórica de Tempranillo y un almuerzo con la actuación de grupos artísticos. Los chefs Dolly Irigoyen y Osvaldo Gross, que impartieron clases de cocina en la degustación masiva, participaron en la reunión, en la que estuvo la conocida conductora porteña Elizabeth Vernacci, entre otros.

El maridaje –la elección del vino más adecuado para acompañar un plato o comida– fue una de las actividades más requeridas por los visitantes. Junto con toda la línea Santa Julia, el Malamado Malbec fue uno de los preferidos. Zuccardi Textual y Alambrado, con sus variantes, también contaron con gran aceptación. Entre los aceites se degustaron los varietales Frantoio, Arauco, Manzanilla y Zuelo.

Al abordar el tema político-económico, consultado por los periodistas, Zuccardi sostuvo que " la Argentina es un país con un gran potencial". "Lo que me preocupa –añadió– no son las condiciones objetivas, que son buenas, ya que el país y la provincia tienen posibilidades para desarrollarse, sino un humor social, a veces hasta inducido por una dirigencia que muchas veces lo único que sabe resaltar son los hechos negativos".

En relación con las trabas para ingresar vinos y otros productos locales a Brasil, Zuccardi se mostró confiado en que la situación se superará. "Y esperamos que se resuelva rápido. Creo que el vino ha quedado en una guerra comercial entre los dos países, entre las medidas que tomó la Argentina limitando la entrada de productos brasileños y la medida que adoptaron luego los brasileños diciendo que eso no se podía hacer", indicó Zuccardi.

El empresario aguarda que tras la reunión de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner con su par Lula Da Silva realizada la última semana, la situación se encauce. "Esperamos que con los productos de Mendoza se haya iniciado una negociación adecuada para llegar al lugar correcto", dijo.

La presencia de importadores brasileños ayer en la reunión en la bodega evidenció que Zuccardi apuesta por Brasil. Indicó que el vecino del noreste no era hasta el momento uno de los grandes mercados de la firma. "Pero con seguridad lo será, porque hemos hecho un cambio en la distribución en Brasil, estamos en un proceso de crecimiento y creemos que en dos o tres años Brasil estará entre los tres o cuatro primeros mercados de Familia Zuccardi", señaló.

Comentá la nota