Gran concurrencia en la Fiesta de la Pachamama de Balcarce

La celebración aborigen milenaria se organizó por primera vez en la ciudad serrana. Los organizadores tienen la intención de repetirla.

El Rotary Club Balcarce y el programa Propapa del INTA organizaron la Fiesta de la Pachamama por primera vez en la ciudad serrana. La gran cantidad de gente que se dio cita motivó para tratar de repetirla el año que viene.

La jornada soleada posibilitó que la actividad que se llevó a cabo en un marco natural como el cerro "El triunfo" se desarrollara sin problemas, ya que era una de las preocupaciones a priori.

La familia Lamas, originaria de la ciudad de Hornaditas en la Quebrada de Humahuaca, fue la encargada de llevar adelante la ceremonia donde se le agradece a la Madre Tierra por todo lo que le brinda a la humanidad y a la vez se le pide disculpas por la acción perjudicial del hombre.

Durante la ceremonia de apertura que se realizó a la mañana se dirigieron a los presentes el ex gobernador rotario, Horacio Sansosti; el coordinador del Propapa del INTA, Marcelo Huarte y el secretario de Gobierno, Mario Bolla, en representación del intendente José Luis Pérez.

"Esta celebración es una tradición milenaria de las comunidades chamanes de la Puna argentina (Jujuy y Salta) y de otras regiones andinas de América del Sur que se festeja anualmente en agosto", reconoció Armando Okada del Rotary Club Balcarce a LA CAPITAL.

Según el organizador, "esta devoción por la Tierra" es posiblemente una de las más antiguas de las religiones humanas que ha sobrevivido a los grandes cambios culturales. "Esta costumbre sigue aún vigente entre las comunidades aborígenes del noroeste argentino", aseguró Okada.

La Pachamama es la Madre Tierra a la que se considera como quien hace crecer las cosechas, multiplica el ganado, cuida los animales silvestres y ayuda a los tejedores y alfareros.

"Esta celebración está imbuida de una profunda sabiduría religiosa y ecológica: respeto, agradecimiento por todos los bienes que la Tierra brinda y también perdón por los daños que cometemos contra ella", enfatizó.

Desde el Rotary Club se mostraron motivados para repetir la celebración el año entrante teniendo en cuenta la asistencia de público y que las actividades agropecuarias son parte esencial del desarrollo económico y el bienestar espiritual balcarceño.

La celebración

La ceremonia principal estuvo a cargo de la familia Lamas. El patriarca arengó a los presentes a actuar con identidad. "Cada uno de los responsables de las instituciones y cada uno en sus hogares debemos identificar quienes somos. Eso hacemos desde Hornaditas hacia un país o el mundo".

El chamán indicó que "estar identificados es respirar desde el fondo de nuestro corazón y sentir que si a alguien le duele nos duele a todos. Pero no solo nos duele lo que no nos gusta sino lo que no trabajamos juntos".

El líder aborigen indicó que no es tan difícil unir a las comunidades. "Si pisamos la tierra es que no caminamos en el aire. Cuando pensemos en nuestro entorno vamos a defender y luchar por la causa de nuestros hermanos".

Por último, reflexionó que hoy no se habla de aborígenes sino de originarios pero en realidad todos los habitantes del mundo son originarios de algún lugar y sin distinción "somos todos hermanos".

Posteriormente, se la familia Lamas se arrodilló frente a un hoyo excavado previamente, agradeció todos los bienes recibidos, pidió perdón por los daños causados y rezó.

Luego realizó el rito del convido que consistió en depositar en el hoyo comidas criollas, hojas de coca, bebidas alcohólicas y tabaco.

En el lugar, también el público en general tuvo la posibilidad de participar entregando objetos que consideraron que para ellos tenían una significación especial.

Para terminar todos se tomaron de la mano para expresar el espíritu de hermandad y danzar en rueda alrededor del hoyo a los sones de cajas y quenas.

A continuación se sirvieron comidas criollas en base a papas andinas y canes de llamas propias de la Quebrada de Humahuaca con acompañamiento de música folclórica quebradera de origen mocoví.

Comentá la nota