El Gran Capitán quedó varado, sin agua y registró otro gran retraso

Arribó con 19 horas de demora a la estación Federico Lacroze. Otra vez bronca entre los pasajeros. En medio del campo la formación se quedó sin agua potable. Los motivos habrían sido el calor y la dilatación de las vías
El tren El Gran Capitán llegó ayer desde Misiones a la ciudad de Buenos Aires con más de 19 horas de demora, al sufrir nuevamente problemas en las vías por las altas temperaturas que se registran en la última semana, de acuerdo a lo que informaron fuentes de los prestadores del servicio. así, El Gran Capitán viene sumando cada vez más demoras en sus conexiones Posadas-Capital Federal.

El tren, que partió de la estación de Garupá el miércoles, llegó ayer por la mañana, alrededor de las 8, a la estación Federico Lacroze, con más de 19 horas de atraso, lo que representa un total de 45 horas de viaje para hacer el trayecto entre ambas estaciones.

Personal de El Gran Capitán, de la empresa Trenes Especiales Argentinos (TEA), precisó que la demora obedeció a que con las altas temperaturas se dilataron las vías y parte del camino se hizo intransitable. Acotaron que además, hubo una falla eléctrica que debió solucionarse antes de la partida de la formación.

Este gran retraso se suma al que días atrás, nada menos que el 23 de diciembre del año pasado, se sucediera por el mismo motivo y saliera con once horas de demora desde Buenos Aires, lo que motivó una gran protesta de los pasajeros que no llegaron a tiempo a pasar la Nochebuena en los destinos elegidos.

Ese viaje, finalmente, llegó a la estación del Gran Posadas el miércoles 24 a las 19, por lo que muchos paraguayos, inclusive, pasaron la tradicional celebración,viajando en los distintos colectivos que, por fin, los llevó a sus respectivos hogares.

El viaje pareció no terminar nunca. El Gran Capitán arribó a la tierra colorada abarrotado en sus 16 vagones, con gente desesperada y aunque con sonrisas en sus rostros, era nada más que por el fin del sufrimiento. Porque al bajarse (o tirarse) del tren, los pasajeros no tardaron en expresar su enojo a los distintos medios provinciales y nacionales que esperaron por el fin del castigo que significa cada viaje.

Los insultos fueron muchos y hasta una mujer dijo "llegamos, estamos vivos, eso ya es bueno". La mujer, con su pequeño hijo en el cochecito, dormido, traspirado, rodeado de bolsos y bultos, resumió lo que cada persona de El Gran Capitán sufrió para llegar hasta Misiones.

Ahora, la historia se repitió pero para llegar a Buenos Aires.

Sin agua en el campo

Fuentes extraoficiales de la empresa Trenes Especiales Argentinos, indicaron que nuevamente por el gran calor de los últimos días, la locomotora tuvo que lidiar con la dilatación de las vías, motivo que ya había provocado el retraso en distintas ocasiones, como la primera vez que el viaje duró más de 40 horas, a comienzos de 2005.

Pero el viaje desde Posadas a Capital Federal fue más que un retraso. Fue un castigo, una verdadera odisea. Según las fuentes, el convoy tuvo que circular a media máquina (más aún entonces) y para más desgracia, en medio del campo se quedaron varados y sin reservas en los tanques de agua potable, lo que significó otra tortura para los pasajeros.

Otro de los motivos que habría incidido en la demora del viaje, fue un problema eléctrico en la formación de El Gran Capitán, por lo que la conexión entre Posadas y Lacroze, tuvo de todo. Marcha más lenta que de costumbre, sin electricidad ni agua potable.

El último viaje de 45 horasmarcó otro lamentable récord, muy cerano al de 51 horas que es el máximo tiempo que tardó la formación en unir ambas estaciones terminales.

La ex estación, rodeada

Los trabajos en el último tramo de la costanera posadeña marchan a ritmo acelerado. Las históricas escalinata y fuente que están frente a la fachada principal de la ex estación de trenes, fueron destruidas por las máquinas y operarios.

En la zona, sólo queda por ahora el cuerpo central del edificio, construído aproximadamente en 1911.

De acuerdo a lo anticipado por la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), lo que queda de la construcción será hecho en réplica pero a cota 83, cuando el embalse de la represa llegue a su máxima elevación.

Comentá la nota