Gran Bretaña planea vigilar Facebook

El gobierno "espiará" las nuevas redes sociales en Internet para rastrear contactos terroristas y criminales
LONDRES.- En el marco de su estrategia antiterrorista, el gobierno de Gran Bretaña anunció ayer que planea espiar y almacenar información de redes sociales en Internet como Facebook y MySpace, lo que provocó el rechazo inmediato de grupos de defensa de derechos civiles, que calificaron la polémica propuesta de "atropello a la privacidad".

Funcionarios británicos revelaron ayer que el gobierno planea vigilar los mensajes enviados a través de las redes sociales, así como almacenar en una gran base de datos cada contacto telefónico, correo electrónico y página visitada en Internet en todo el país.

Según alegó el Ministerio del Interior británico, se trata de una propuesta necesaria para luchar contra grupos criminales y terroristas que podrían estar utilizando esos sitios -que visitan a diario millones de británicos- para preparar nuevos atentados.

El gobierno, sin embargo, aseguró que no se espiarían los contenidos de los mensajes y conversaciones entre los usuarios, sino que está interesado en "el quién, el cuándo y el dónde".

"El gobierno no tiene ningún interés en el contenido de las redes sociales de la gente. No habrá bases de datos con el contenido de los correos, los mensajes de texto o las conversaciones de las redes", indicó el Ministerio del Interior en un comunicado.

"Tenemos muy en claro la rapidez de la revolución de las comunicaciones, por lo que la manera en que se recogen los datos tiene que cambiar para que las agencias de seguridad puedan mantener la capacidad para hacer frente al terrorismo y reunir pruebas", agregó.

Pese a esta aclaración, el gobierno de Gordon Brown sí admitió que en determinados casos, considerados de "alto perfil", los expertos antiterroristas podrían llegar a interceptar los mensajes si consideran que hay posibilidades de delito.

Este nuevo plan del gobierno, además, podría obligar a los proveedores de las redes sociales a mantener durante por lo menos un año toda la información acerca de los contactos de los usuarios.

Los detalles de los planes fueron dados a conocer por el ministro del Interior, Vernon Coaker, durante una interpelación ante un comité parlamentario sobre directivas de la Unión Europea (UE) para el control de información. "Las redes sociales como Facebook, My Space y Bebo no están contempladas en las directivas de la UE y por ello el gobierno está analizando qué medidas tomar para cubrir esos baches", sostuvo Coaker.

Críticas

La noticia no tardó en generar polémica en torno a los límites del derecho a la privacidad.

"Es muy preocupante que el gobierno planee controlar las redes sociales por Internet que contienen información muy privada de las personas, como su orientación sexual, creencias religiosas y opiniones políticas", opinó el legislador liberal democrático Tom Brake.

Varias organizaciones de defensa de derechos civiles, por su parte, denunciaron que "un cuarto de los grandes proyectos de almacenamiento de datos elaborados por el gobierno británico atenta contra la legislación europea que protege la privacidad y la propia normativa de defensa de los Derechos Humanos".

Según informó ayer el diario The Independent , el jefe de temas de privacidad de Facebook, Chris Kelly, considera iniciar una campaña para presionar a los ministros británicos para que den marcha atrás con la propuesta.

Comentá la nota